Incendio y destrucción en el frutillar

El 27 de octubre, en horas de la madrugada, se produjo un atentado a uno de los predios del frutillar de la Compañía Industrial Frutihortícola, ubicado en Gloria de la Peregrina.
Si bien este hecho tomó trascendencia por su magnitud, ya se habían registrado otros hechos de robo y vandalismo. En una oportunidad, quebraron un poste de hormigón que sostenía un transformador de energía eléctrica de EDEA que alimenta el sistema de riego, dejando al predio sin abastecimiento eléctrico durante tres días. Se registraron también tres casillas quemadas en dos oportunidades diferentes y cortes de las cintas de riego por goteo.
En este caso, no se trató de un robo sino de una serie de atentados en los que se incendiaron un acoplado cisterna y más de 20 casillas de depósito con mercadería, se destruyeron cabezales y cintas de riego por goteo afectando el sistema de riego de más de 30 hectáreas de cultivo, resultando en la pérdida de una parte importante de la cosecha.

Algunos medios que dieron a conocer la noticia, sugirieron que el hecho puede estar relacionado con la asamblea de productores realizada días antes, en donde se decidió levantar las medidas de fuerza tomadas por la aplicación de la Ordenanza 18740 que prohíbe el uso total de agroquímicos (Ver Páginas 6 y 7).
Mientras tanto la investigación está avanzando y la empresa lleva adelante las acciones legales pertinentes para que la Fiscalía investigue.
En diálogo con Nueva Sierra el Gerente del establecimiento, Daniel San Germano, dijo “Nosotros estamos cumpliendo las leyes que regulan la actividad, y tratamos cada día de ir mejorando nuestro trabajo y hacerlo cada vez mejor, siempre encuadrándonos dentro de las normas legales. Hoy por hoy hay una ordenanza que está en proceso de revisión, y tendrán que decirnos los concejales. Lamentablemente esa ordenanza nunca se consultó con los productores, nunca se hizo una consulta amplia, nunca todas las partes estuvieron sentadas en una mesa”.
La empresa ya tomó las medidas de seguridad necesarias para evitar este tipo de delitos, contando con seguridad propia y acordando una ronda policial.

Más allá de las diferencias que puedan girar en torno al polémico tema de los agroquímicos, este tipo de hechos no dejan de ser delictivos y deberían ser repudiados por el conjunto de la comunidad.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: