A 37 años del Golpe Cívico-Militar-Clerical

El miércoles 24 de Marzo de 1976 se produce el golpe de Estado encabezado por las FFAA que derroca al gobierno constitucional de Isabel Martínez de Perón.
El golpe había empezado a gestarse con bastante antelación, ya a mediados de 1975 empezaron las reuniones secretas, entre otros de José Alfredo Martínez de Hoz presidente del CEA (Consejo Empresario Argentino), de Jaime Perriaux director de empresas como La Vascongada y Citroën, líder del Grupo Perriaux encargado de pergeñar las políticas económicas de neto corte neo liberal que implementaría la dictadura cívico-militar, de Jorge Zorreguieta (padre de Máxima reina de Holanda) director de la Sociedad Rural Argentina, con los jefes de las distintas armas el ex Tte. Gral. Jorge Videla, el ex Tte. Gral. Roberto Viola (considerado el ideólogo militar del golpe), el ex almirante Emilio Massera.

A fines de 1975 empresarios y militares empiezan a reunirse con miembros de distintos partidos políticos (UCR, Partido Federal, Peronismo, Partido Comunista, Partido Socialista) que se comprometen a no oponerse algunos, mientras otros lo apoyan e impulsan decididamente. También se reúnen con la jerarquía eclesiástica encabezada por el Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Juan Carlos Aramburu y el Cardenal Raúl Primatesta, Arzobispo de Córdoba que les dan su bendición y aprobación. Además llegan a acuerdos con distintos medios de comunicación que empiezan a fogonear el golpe, tales como las revistas Gente, Somos, Para Ti y los diarios La Prensa, La Razón, Clarín, La Tarde y La Nación.

En ese momento Argentina era el único país de América del Sur que tenía un régimen democrático, los países vecinos eran gobernados por dictaduras militares (Banzer en Bolivia, Geisel en Brasil, Pinochet en Chile, Stroessner en Paraguay, y Bordaberry en Uruguay). EEUU que apoyaba a estas dictaduras a través de su Secretario de Estado Henry Kissinger dio también su total apoyo al golpe de estado.

LA DICTADURA CÍVICO-MILITAR
Es así que a la una de la mañana se inicia el golpe y toma el gobierno la Junta de Comandantes de las FFAA, compuesta por Jorge Rafael Videla del Ejercito (que posteriormente sería designado presidente), Emilio Massera de la Marina y Orlando Agosti de la Aeronáutica, entre las primeras medidas instalan la pena de muerte y los Consejos de Guerra, disuelven el Congreso, derrocan los gobiernos provinciales y sus legislaturas, destituyen a los miembros de la Corte Suprema de Justicia, disuelven los partidos, prohíben toda actividad política y sindical.

La Junta organiza su estructura de gobierno, entrega el estratégico Ministerio de Economía a manos de directivos de las empresas, Martínez de Hoz del CEA es designado ministro, y entre otros en las distintas secretarias a Guillermo Walter Klein de la Cámara Argentina de Comercio, Adolfo Diz del FMI, Juan Alemann, Manuel Solanet, Alejandro Estrada, Guillermo Zubaran, Jorge Zorreguieta de la Rural, Francisco Soldati.
En la Corte Suprema de Justicia se designa a cinco abogados adictos al golpe. En tanto como Ministro de Justicia al abogado Julio Arnaldo Gómez y luego Alberto Rodríguez Varela. La cobertura pseudo-legal se la daban, como en el caso de Mar del Plata, jueces de la calaña de Pedro Federico Hooft y el fiscal Gustavo Demarchi.
Las gobernaciones quedan solamente en manos de militares, no así las intendencias que sobre un total de 1697 municipios en todo el país, solo 170 recaen en manos militares, 876 en miembros de partidos políticos, el resto independientes entre comillas. La Unión Cívica Radical aporta 310 intendentes, el Justicialismo 169, Democracia Progresista 109, MID 94, Federalismo 78, Conservadores 72, Popular Neuquino 23, Democracia Cristiana 16, Intransigente 4, Socialista Democrático 1.
Por otra parte se creó una especie de poder paralelo, se dividió el país en 5 Zonas militares coincidentes con los 5 Cuerpos del Ejército. A cargo de los generales jefes de estos Cuerpos, se ocupaban principalmente de llevar adelante la denominada Guerra Sucia, una sangrienta represión contra los opositores, para ello fueron creados los denominados Grupos de Tareas.
La asistencia espiritual quedó a cargo de miembros de la Iglesia Católica, sacerdotes como los capellanes de la Policía de la provincia de Buenos Aires, Christian Von Wernich y Antonio Plaza o el capellán de la ESMA Alberto Ángel Zanchetta, entre muchos otros. Sumado a esto el silencio cómplice de las autoridades eclesiásticas.

LOS CRÍMENES DE LA DICTADURA
La doctrina del Terrorismo de Estado puesta en práctica por la dictadura cívico-militar dio como resultado el mayor genocidio de la historia argentina, donde la violación de los derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad eran moneda corriente.
Desde la misma madrugada del 24 de marzo de 1976 comenzó el secuestro, la tortura y el asesinato de activistas sindicales y políticos opositores. La puesta en funcionamiento de los centros clandestinos de detención de los cuales la Ex ESMA fue el más simbólico, los vuelos de la muerte de los miércoles en los cuales eran arrojados vivos al mar los detenidos atontados con una inyección de Pentotal, la apropiación de los hijos de las detenidas nacidos en cautiverio suprimiendo su identidad entregándolos ilegalmente en adopción a familias de militares o amigos.

Los secuestros extorsivos como el de la familia Graiver obligándolos a vender a precio vil Papel Prensa a los diarios La Nación, Clarín y La Razón, el secuestro de los tres hermanos Iacarino obligándolos a entregar sus propiedades, en particular la lechera ILSA para fortalecer el monopolio de Sancor y La Serenísima.
Los fabulosos negociados de las Autopistas de la Ciudad de Buenos Aires y el Mundial de Fútbol de 1978.

La Noche de los Lápices, con el secuestro y asesinato en la ciudad de La Plata de jóvenes estudiantes secundarios que reclamaban por un boleto estudiantil. La Noche del Apagón en Libertador Gral. San Martín en Jujuy, en la que para frenar los reclamos por el régimen esclavista de trabajo del Ingenio Ledesma propiedad de Carlos Pedro Blacquier, fueron secuestrados 400 obreros y vecinos de los cuales 32 siguen hoy desaparecidos.
La persecución de personas por el solo hecho de ser judíos, tener el pelo largo, pertenecer a los pueblos originarios, ser homosexuales, ateos, testigos de Jehová o simplemente ser pobres.

La criminal política económica implementada por Martínez de Hoz, que llevó al cierre de grandes empresas como General Motors, Peugeot, Citroën, Chrysler, Siam, Deutz, La Cantábrica, Tamet, Olivetti, Sudamtex, Grafa y miles de pequeñas y medianas industrias, con la consiguiente pérdida de muchos miles de puestos de trabajo y sumado el congelamiento de los salarios sumió a la clase trabajadora en la pobreza y la indigencia. La deuda externa pasó de ser de 7800 millones a 45100 millones de dólares.
El Plan Cóndor que coordinaba el accionar de todas las dictaduras de la región y en el cual los militares argentinos, que habían sido entrenados por especialistas franceses en guerra psicológica y lucha contra fuerzas irregulares, de las Guerras de Argelia e Indochina, fueron los instructores de los militares de los otros países signatarios del Plan.
La política educativa y cultural estuvo signada por la censura, la prohibición y el espionaje. La censura de libros, películas, obras de teatro, etc. Fueron prohibidos editores, periodistas, escritores, poetas, cantantes, se prohibió inclusive la enseñanza de la matemática moderna, vaya uno a saber por qué. Las universidades fueron intervenidas y se enviaron cientos de espías para detectar opositores.

En un acto desesperado por seguir con el proceso, el alcohólico Leopoldo Fortunato Galtieri se embarcó en una guerra condenada a la derrota de antemano y mandaron a luchar a jóvenes casi niños sin ninguna experiencia, sin preparación militar, sin pertrechos tanto de armamento, comida, como de abrigos a un lugar inhóspito como las Islas Malvinas y frente a una de las potencias militares del mundo Gran Bretaña, llevando a la muerte a 649 soldados y dejando en los sobrevivientes secuelas que aún están pagando. Y para completar el cuadro se robaron todas las donaciones que había acercado el pueblo en un acto de patriotismo.
La lista es interminable imposible de completar en una nota.

DÍA DE LA MEMORIA
El 15 de Marzo de 2006, a 30 años del golpe, la ley 26085 declara al 24 de Marzo como Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Se establece como feriado nacional inamovible.
Se ha recorrido un largo y tortuoso camino desde el 24 de marzo de 1976 y a pesar de los intricados recovecos de la Justicia, de las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final de Alfonsín y los Indultos de Menen, podemos decir con orgullo que se ha logrado procesar y condenar a cientos de responsables tanto civiles como militares y hay otros tantos en proceso de ser condenados y lo que es más importante se ha logrado en una Democracia plena, que ha podido resistir a los embates de unos cuantos que quisieran volver a un gobierno dictatorial.
Día de la Memoria para tener siempre presente, para no olvidar lo que es una Dictadura y que nuestros mártires no descansan en paz hasta no sacar a luz toda la verdad y hacer justicia.

 

Pedro Francisco D’Elía

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: