15º Aniversario de Nueva Sierra: Te acordás hermano…

Cada aniversario de Nueva Sierra, o cada tanto para no aburrir, hace falta recordar cómo empezó esta aventura. Cómo era la Sierra hace 15 años atrás. Con el miedo con que se vivía y quienes eran los patrones de la Estancia. Sobre todo porque hay mucha gente nueva que –y no es de vanidosos- jamás habría podido vivir acá si todo seguía como entonces. Hay un antes y después del Diario, nos guste, nos dé cosa decirlo o no nos guste.

Vivir en el Barrio era una elección, pero no de quién lo pretendía, sino de una verdadera ‘mafia’ enquistada en la Cooperativa, la Sociedad de Vecinos y hasta en los Bomberos, con fuerte presencia inmobiliaria. Ellos cuando uno llegaba lo “calaban”, si era cordero, tenía mucha plata y era uno más del “no te metas”, pasaba. Si tenía pinta de hippie, era joven o venía con “proyectos extraños” como pensar en el turismo estable, y por ejemplo hacer cabañas, lo bochaban. Querían un turismo de domingo, que no haya vida social, y que no se nos ocurriera hablar de un Club para los pibes y nosotros mismos. No sea cosa que la gente se juntara y se diera cuenta de lo que hacían.

Entonces si eran de esa “clase de gente” nadie les vendía un lote, le hacían la vida imposible, lo asustaban con misteriosos robos o ponían en marcha la usina de infamias de la que aún hoy quedan resabios. Tenían comprados a los Comisarios y a los ladrones conocidos. Cambiaban cheques en la Cooperativa y sobrefacturaban las obras, usaban su base de datos para apretar y comprar terrenos a precios irrisorios, eran los dueños de la Sierra. “Nosotros manejamos todo acá” me llegó a decir en la cara un ahora finado. Pero como no nos gusta hacer hablar a los muertos como otros periodistas nos reservamos su apellido.

El día que en familia decidimos decir basta –apenas a unos meses de nuestra llegada- ya que nunca habíamos sido sumisos de nadie, y no era lo que les enseñábamos a nuestras hijas, pensamos que lo que acá pasaba había que publicarlo. Un diarito, un pasquín, como se les ocurra llamarlo era la solución. Así nació el Sierra News. Ese jueves santo que salió el primer número, tuvimos cinco tiros en la puerta de nuestra casa. El Comisario, un amigo de ellos, tardó una hora y media en llegar. Pero los tipos, muy mitómanos por cierto, estaban convencidos que nos habíamos escapado de Córdoba y no que habíamos nacido en La Matanza donde las balas más de una vez nos silbaban los oídos. Doblamos la apuesta.

Sierra News siguió como si nada, un mes le duró el nombre al pobre. Llamamos a una consulta popular –sin voto electrónico, claro- con un cupón dentro del diario, donde la gente podía votar y elegir que nombre ponerle. Ganó Nueva Sierra.
¡Que osadía! ¡Hacer votar a la gente! ¡Eso es muy democrático! mascullaban.

Cuanto más rencor destilaban, más denuncias en el diario publicábamos, eran (son) tan primitivos que pensaban que con el rumor y la calumnia podían vencer las pruebas escritas.

El tiempo, la justicia, el Municipio, nos fue dando la razón. Se tuvieron que retirar a cuarteles de invierno. Sería una historia muy larga de contar de todo lo que pasamos y descubrimos. Los que se asustan de la corrupción de los políticos, no tienen idea de lo que puede hacer cualquiera que se sienta poderoso sin ser político.

 

Y LA SIGUEN EN LAS SOMBRAS
Hace poco un joven comerciante de la zona –al que también le hicieron la vida imposible con falsos rumores- comentó inocentemente en una inmobiliaria, concretamente la de Graciela Arenal, que le gustaría ser bombero. Todos sabemos la necesidad de gente de la zona que tiene esa Institución en la que hoy nos toca colaborar, pero la respuesta automática de la “Sra.” fue “¿Con Vazquez? Ni se te ocurra, le das la mano y te saca los anillos”. La consecuencia para un vecino nuevo que no entiende nada de lo que pasó años atrás, fue que nos privamos de un bombero más. Hay una nota muy interesante sobre la Arenal en un Nueva Sierra de hace más o menos 10 años atrás, el título lo resume todo “Lobos con piel de cordero”. Que loco que cuando se robaron hasta los matafuegos en el Cuartel, que cuando nos encontramos hace unos años con ese cuadro desolador y tuvimos que recurrir a la justicia penal para que investigue, la mujer “tan preocupada” siempre por la vida comunitaria del Barrio no haya dicho nada de los Directivos anteriores. Ahora que la Asociación incrementó en un 500% su patrimonio y los muchachos son ejemplo en la zona, espanta aspirantes por inquina.

Después que no se quejen en la Sociedad de Vecinos si la gente no abona la cuota, uno de los lugares de pago es allí, en esa inmobiliaria. El odio es sensorial, flota en el ambiente. No todos son tan ingenuos o ignorantes para creer todo lo que le dicen por atrás, nunca de frente o firmando como esta nota.

Hay un proverbio chino muy ilustrativo “Si deseas conocer a una persona, no escuches lo que los demás dicen de ella. Escucha lo que ella dice de los demás”.

Podríamos escribir un diario entero de esa época negra del Barrio o simplemente refritar artículos viejos para que los vecinos nuevos entiendan mejor de qué hablamos, pero no nos mueve un espíritu de venganza como a ellos, sino simplemente la alegría de haber hecho correctamente nuestro trabajo que era buscar la verdad y publicarla. Ya lo dijo Víctor Hugo –el poeta, no el periodista- “Cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga”.

 

CARLOS VAZQUEZ

Nota: Escribo este artículo a pedido de la directora Miriam Leo, porque los dos primeros años de Nueva Sierra fui su Editor. El Grupo periodístico creció, ahora tenemos canales locales, una radio, dos portales, imposible estar en todos lados, sin embargo como si fuera un insulto la “banda” le sigue diciendo el “diario de Vazquez”, aunque la vean a Miriam en cada acto, cada reunión, cada nota editorial, y cualquiera la llame a cualquier hora por teléfono para contarle las cosas más insólitas. Es que además son fascistas, no pueden entender que una mujer pueda dirigir algo y tan bien. Y uno que es un ‘feministo’ de alma, solo ríe de lástima. Continuará.

Trackbacks/Pingbacks
  1. […] alguno no entiende de que hablamos puede leer en http://www.nuevasierra.com.ar, solo como ejemplo, la nota “Te acordás hermano” y tener un pantallazo de la historia reciente de Sierra-, a pesar de ellos, los vecinos cada vez se […]

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: