Casualidad o no, la inseguridad aumenta al ritmo de las usurpaciones

DSC09268Después de una de las reuniones de seguridad, una vecina le dijo al delegado “¿Qué piensan hacer con el tema de las usurpaciones de lotes en Colina de los Padres? Ocuparon más de 30 en pocas semanas” afirmó. La respuesta de Pintado García no se hizo esperar, “nada, nosotros no podemos hacer nada, yo tuve también que ir a hacer dos denuncias” dijo sin ponerse colorado.
Las usurpaciones en toda la delegación están a la orden del día, y necesariamente están vinculadas a empleados municipales o de Arba que manejan información, datos, sobre dueños, deudas, etc. Son diferentes las maniobras que utilizan según quien “venda” los lotes, cesión de derechos y acciones de boletos de compra venta que no existen y no aparecen, o que son absolutamente truchos aun mirándolos a oscuras, cesión de derechos posesorios, boletos con las firmas certificadas en escribanías, entonces pretenden darles un viso de legalidad, pero lo único que certifica el escribano en ese acto es precisamente eso, las firmas, no el acto, la venta, ni el boleto.

LA USURPACIÓN ES UN DELITO
La persona que usurpa una propiedad puede ser consciente de eso o haber sido engañada por un tercero, que le prometió, por ejemplo, que la propiedad no tenía dueño.
Se trata de un delito de acción pública, instantáneo, de efectos permanentes, contra la propiedad inmueble. El Código Penal argentino se ocupa de él en el Capítulo VI del título VI (“Delitos contra la propiedad”). El artículo 181, reprime la usurpación por despojo, con prisión de seis meses a tres años. La acción delictiva se configura al despojar a otro de la posesión, tenencia o si se le priva de un derecho real ejercido sobre el inmueble. El despojo puede ser de la totalidad o de una parte del inmueble y puede producirse invadiéndolo, por ejemplo, aprovechando que sus moradores o titulares están ausentes.

Precisamente porque es un delito de acción pública la fiscalía debería actuar de oficio, esté o no presente el dueño original. Exactamente como si se tratara del robo de cualquier otro bien que registre propiedad privada comprobable. El Código Penal no distingue entre delitos graves y leves por la urgencia y necesidad de su investigación, sino por la categoría de la pena que los sanciona.
Sin embargo no solamente la fiscalía no actúa de oficio, sino que además es reticente a tomar este tipo de denuncias aun cuando las realicen sus dueños originales y directamente no las toman cuando las quieren hacer los vecinos. Por otra parte la realidad es que los funcionarios no le prestan atención al boleto apócrifo, que es un segundo delito conectado con el principal, la usurpación y que permite que el engaño cobre cuerpo.

 

ESTO TAMBIÉN HACE LA SEGURIDAD
El tema de las usurpaciones, no sólo hace a la seguridad jurídica de los propietarios, que se ven avasallados por compradores y vendedores de mala fe y estafadores, además desatendidos o mal atendidos por las fuerzas de seguridad y la justicia, también hace a la seguridad de los vecinos y los barrios, quien se hace de un lote a través de la configuración de un delito, será seguramente capaz de realizar otros delitos o de tener contacto con otros que los realicen. No es necesariamente una casualidad que en el momento en que aumentaron sideralmente las usurpaciones en la zona también hayan aumentado los robos, asaltos y escruches.

 

¿Y LOS PLANOS?
Fuentes confiables, confirmaron que la empresa EDEA en el los últimos meses recibió más de 60 solicitudes de bajadas de luz sólo en la zona de Colinas Verdes, y otras tantas en Colina de los Padres. EDEA toma la solicitud sin exigir escritura ni planos de obra, con boletos de los que se compran en cualquier kiosco o librería.
Pero la Municipalidad, que persigue a los vecinos por ampliaciones de 30 metros cuadrados, no ve que se está construyendo clandestinamente en lotes donde los usurpadores no pueden demostrar la titularidad, sin escritura, sin planos ni permisos de ningún tipo, incluso en lotes que no fueron amojonados por ningún agrimensor.
La municipalidad, es la única que tiene en sus manos las herramientas necesarias para frenar ya este delito sistemático que se está enquistando en la zona, solamente exigiendo planos de obra, ya que para poder tramitarlos exige la presentación de la escritura del lote y si no cumplen el requisito puede clausurar la obra. ¿Pero le interesa? Una vecina, denunció que en el municipio habían cambiado el domicilio fiscal de la cuenta municipal de un lote de su propiedad ¿Cómo lo hicieron? ¿Quién lo hizo? ¿Quiénes están detrás de estas maniobras que sin duda configuran un delito y que es agravado si lo comete un funcionario? Las autoridades municipales y el Delegado saben lo que está pasando y miran para otro lado mientras se construye sin aprobación en toda la zona, configurando una falta grave a sus deberes como funcionarios, haciéndose cómplices de los inescrupulosos usurpadores y de los estafadores que les “venden”.

Aún cuando un bien se considere vacante, porque su propietario ha muerto sin sucesión, la titularidad corresponde al Estado. Y cuando no haya cumplido su propietario con el pago de los impuestos, es el municipio a través de sus asesores letrados quien debe intimarlo al pago y si no lo hace, se cumplirá con la debida ejecución y el remate del terreno. Pero no es una inmobiliaria o una persona cualquiera quien puede vender un lote porque el titular no pagó impuestos.

Hay cantidad de denuncias penales y civiles por estos delitos, la zona y todo General Pueyrredon parecen tierra de nadie y ni el municipio ni la justicia hacen nada para frenarlo y evitarlo.

1 comentario para 'Casualidad o no, la inseguridad aumenta al ritmo de las usurpaciones'

  1. jorge dice:

    hay diooos tenia pensado ir a ver un terreno este finde pero ahoooraaa..me invaden las dudas…

Deja un comentario

Tu email no será publicado