Editorial – Pulti: El Sultán

Últimamente y casi inevitablemente en ésta ciudad nos venden gato por liebre. Nos ocultan la verdad o la muestran de tal manera que la leemos o la escuchamos como la mejor noticia.

El Intendente sigue mintiendo proyectos que él mismo tiene después la necesidad de dormir en algún cajón o en alguna resolución judicial porque hacen agua por todos lados.

Desde antes de asumir prometía la descentralización, esto se dio en muchos municipios a través de centros comunitarios donde esa comuna brinda casi todos los servicios. Ahora dice que ese es el motivo de mudar el Palacio Municipal. Mientras los ciudadanos de todo el partido tienen que ir a Moreno si quieren pagar un impuesto o pedir un certificado de catastro, de ahí a Juan B. Justo si quieren sacar el registro, después a Los Andes si tiene que hacer algún trámite de acción social y así podríamos seguir. Mentira tras mentira, negocio tras negocio, nos venden la verdad disfrazada de optimismo.

Cuenta una historia que en un país muy lejano, al oriente del gran desierto vivía un viejo Sultán, dueño de una inmensa fortuna. El Sultán era un hombre muy temperamental además de supersticioso. Una noche soñó que había perdido todos los dientes. Inmediatamente después de despertar, mandó llamar a uno de los sabios de su corte para pedirle urgentemente que interpretase su sueño.

– ¡Qué desgracia mi Señor! – exclamó el Sabio – Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.
– ¡Qué insolencia! – gritó el Sultán enfurecido – ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!
Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos, por ser un pájaro de mal agüero. Más tarde, ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

– ¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que vuestra merced tendrá una larga vida y sobrevivirá a todos sus parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro. Cuando éste salía del Palacio, uno de los consejeros reales le dijo admirado:
– ¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños del Sultán es la misma que la del primer Sabio. No entiendo por qué al primero le castigó con cien azotes, mientras que a vos os premia con cien monedas de oro.

Obviamente el segundo Sabio le dijo que todo depende de la forma en que se dicen las cosas… que se puede comunicar una misma verdad de dos formas, la pesimista que sólo recalcará el lado negativo de esa verdad, o la optimista, que sabrá encontrarle siempre el lado positivo a la misma verdad.

Hoy el Intendente azota o recompensa según los comentarios de los medios o de los periodistas, o de la forma en que transmite la realidad de un municipio que tiene los índices más altos de desocupación e inseguridad del país.

En un momento en que el periodismo está tan cuestionado, de un lado o del otro, lo que deberíamos valorar en primer lugar es que nos comuniquen la VERDAD, para poder discernir por nosotros mismos que hay de bueno o malo en ella.
Porque como canta Serrat, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

2 Comentarios para 'Editorial – Pulti: El Sultán'

  1. Matlowinc dice:

    Il Cialis Prezzo Generic Acticin Cheapeast Medicine Shop Amex Buy Celebrex 200 Mg Online viagra prix pharmacie Cialis Lleida Synkapton Metoprolol No Prescription

  2. En realidad el proyecto de descentralizar las distintas áreas municipales viene de la época de Elio Aprile, cuando anunció la «posible» creación de cuatro «muni-centros» (norte, sur, este y oeste) para que los vecinos pudiéramos hacer los trámites más cerca de nuestros domicilios y así, descongestionar el caos vehicular…No es ninguna «potestad» de Pulti esta idea…aunque sí la de llevarse el edificio entero a Libertad.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: