Día del medio ambiente: LLamado de atención a autoridades y vecinos

En el mundo si bien, el agua ha sido considerada como un bien económico o un factor de producción ya que permite tener rentabilidad, hoy la posición adoptada mundialmente es que el EL AGUA ES UN ACTIVO ECOSOCIAL, es decir, no solo es una mercancía, sino un imperativo central para el sostenimiento de una comunidad.
Es por ello que, la Cooperativa no puede dejar de considerar como prioritario, en este momento, que el consumo de agua debe formar parte de una estrategia de potabilidad y sustentabilidad si verdaderamente queremos ayudar a disfrutar de las bondades naturales de las que hoy disfrutamos, como la calidad del agua, la no contaminación del suelo, la no contaminación de napas, en las que ponemos todo nuestro esfuerzo. Hoy el uso eficiente y la reutilización del agua, tiene que minimizar los riesgos con un mayor control sobre este recurso vital.
¿Cuál es el problema? Muy simple, consideramos que luego de 3 años de haber implementado el sistema de requerir aviso de tareas previa en la vía pública de nuestro ejido. Aún no se admite su importancia y utilidad.
Realizando un control de las muchas presentadas por la delegación y estudiando las mismas hemos verificado que algunas tareas y trabajos fueron realizados y otros abandonados. El motivo de dicho abandono lo desconocemos si sabemos que siempre se han excusado.
Este abandono ¿es debido a qué? Siempre han dado excusas banales. Abrir calles no nos parece mal, lo que si nos parece mal es que las aperturas de calles a pesar de ser necesarias, terminen siendo onerosas y sin previa información (pedido de Interferencia) a la Cooperativa.
Decimos que son innecesarias ciertas aperturas, cuando si nos hubieran consultado, se podrían haber ahorrado metros y dinero. Por ejemplo: el caso de: la calle Jacinto desde Luciano a Daniela, donde recientemente, se abrió la calle alrededor de 300m trabajo que la Cooperativa tomó conocimiento, una vez terminado el mismo.
Nosotros hubiésemos sugerido abrir calle Jorge, porque bastaban sólo 25 m para la Cooperativa alimentar esa zona, que hoy, consta de un solo lote alambrado para futura construcción. Aunque la obra hubiese sido, en un futuro, quizás necesaria, hoy no lo era. Por eso decimos que fue un trabajo oneroso: 300 metros contra 25 metros.
Sin embargo ¿qué obtuvimos como resultado de este hecho?: la Cooperativa en este caso, muchos caños dañados y rotos, y el Barrio perdiendo, por su parte y en consecuencia, árboles y vegetación autóctona de la zona. (Ver foto)

Plano de Calle Jacinto

Otro ejemplo, el caso de un particular en la Manzana 29, que excavó en la vereda para colocar árboles sin previo pedido de interferencia, consecuencia: rompieron un caño maestro de la red principal de distribución de agua. Casos como estos no se pueden tolerar más.
¿Por qué tanta resistencia a pedir una Interferencia? ¿Por qué no darle prioridad a zonas con calles cerradas, por las cuales la gente que ya está viviendo necesita desplazarse? ¿Existe algún tipo de discriminación acaso? ¿Cuál es la forma que se utiliza para fundamentar las prioridades? ¿Cómo es que no se atienden los pedidos de necesidad y urgencia de los que viven en el Barrio?
¿Cómo puede entonces un Jefe de Departamento de una Delegación Municipal conculcar y transgredir disposiciones del Secretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad y del Intendente que han aprobado el sistema de interferencias?
La Cooperativa no tiene el “poder de policía” que otros detentan, la Municipalidad sí lo tiene! para controlar las aguas servidas. Años atrás había inspectores que detectaban estos derramamientos de agua de pozos ciegos. ¿Dónde se encuentran hoy esos inspectores? ¿Y si existen, recorren el Barrio con esta preocupación?
Nuestras redes, a pesar de estar aisladas y con una constante verificación y control, pueden llegar a contaminarse, así como las napas. Es nuestra responsabilidad revelar esta desidia e indiferencia de los responsables, ya sean privados (como es el caso de los pozos ciegos domiciliarios) ó públicos (respecto al abandono del control Municipal).
A razón de esto, la Cooperativa ha tomado muestras de agua de muchas de estas calles, que reciben las aguas servidas, en diferentes zonas: la Zona sobre calle Damián de Eva hasta Adolfo, la Zona de calle Eva desde Noemí hasta Víctor o la Zona de Calle Emma desde Elina hasta Jorge. Estos índices y resultados serán comunicados a los propietarios. Asimismo la Cooperativa se reserva los derechos de iniciar acciones pertinentes si llegan a verse afectadas sus redes por la contaminación, producto de estos descuidos.

Los invitamos entonces a donar su tiempo a ustedes, dueños de la cooperativa, para construir una verdadera ayuda social para nuestra comunidad dado que unidos tomaremos fuerza para contribuir mejor en todos los requerimientos que individualmente hoy no podemos llegar ni ustedes ni nosotros.

Denunciemos entonces:

ü Reservorios de aguas servidas o vertientes sospechosas de serlos, dado que indiscriminadamente se derraman a través de las piedras.
ü La acumulación de basura en baldíos que se transforman luego en basurales ya no permitidos y que son foco de contaminación constante tanto del suelo como de nuestra salud.
ü Piletas llenas de agua, abandonadas que son parte causante del alojamiento de larvas y del desarrollo de la población del mosquito portador del dengue.

Cuidemos lo que de Todos!!!

Consejo de Administración

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: