Correo de Lectores: Carta al Perro

Estimados representantes de Nueva Sierra:
Me dirijo a Ud. para solicitar, tenga a bien, publicar en correo de lectores la siguiente carta.

CARTA A LOS PERROS DEL BARRIO DE SIERRA DE LOS PADRES
Sr. Perro: Ud. Que es el mejor amigo del hombre, dígale por favor a su amigo dueño/a, que cumpla con la ley 8056. Que dice que lo debe cuidar, que no lo deje suelto en la vía pública, que lo alimente bien, que lo vacune y que no lo abandone. Que respete a los vecinos que queremos vivir en paz y salir libremente con nuestros niños y abuelos a caminar por nuestro hermoso barrio de Sierra de los Padres, que para eso elegimos vivir aquí. Salir sin que nos corran o que nos muerdan, lastimándonos o enfermándonos gravemente.

Sr. Perro, Ud. No tiene la culpa, Ud. Responde a su instinto y no sabe ni razona que si es un perro potencialmente peligroso, puede llegar a matar y masacrar a otras pequeñas mascotas, cuidadas y amadas por sus dueños/as, no estamos en la selva, estamos en la “Civilización”. La cadena alimenticia no debe existir son perros domésticos, no salvajes, deben ser alimentados por sus dueños/as.
Sr. Perro, su dueño/a es el maleducado, al que no le importa molestar a sus vecinos, con sus excrementos, bolsas de basura rotas, cercos y jardines destrozados.
Sr. Perro, yo sé que Ud. Es fiel a su dueño/a, a pesar del maltrato y no lo abandona hasta el fin y a veces muere de tristeza en la tumba de su dueño/a, es cuando me pregunto quién es el irracional e insensible, perro o dueño? Por esto también, deben ser penalizados los irracionales malditos que toman revancha contra Ud. Sr. Perro.
Me da vergüenza y tristeza de mi especie.
¡Basta de perros sueltos en el Barrio de Sierra de los Padres, que las autoridades, hagan algo, que salgan a recorrer el barrio y apliquen las multas correspondientes a los dueños de perros sueltos, que no cumplen con la ley por el bien común!
Nancy, una vecina de la zona la Calandria, que ama los animales, respetuosa y comprometida con la comunidad.

Dedicado especialmente a mis vecinos, dueños de perros sueltos potencialmente peligrosos, que advertidos reiteradas veces por mí y por otros vecinos, de los daños y molestias que causan sus perros, siguen con sus perros sueltos, impunes a todo, con el agravante de que ellos deben dar el ejemplo ya que son representantes de la ley y el orden en nuestra comunidad. Y a mi ex vecina de al lado que se mudó y dejo su perro suelto y abandonado.

Nancy C. Cariaga de Lutz
Sierra de los Padres

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: