Las Garrapatas: ¡Fuera bicho!

Aunque la mayoría de las picaduras de garrapata son inofensivas, estas pueden propagar enfermedades.Las garrapatas se encuentran a menudo en la hierba alta, donde esperan en el extremo de una hoja para intentar engancharse a cualquier animal que pase. Una idea falsa muy común es pensar que la garrapata es capaz de saltar de la planta al huésped, pero el único método de transmisión es el contacto directo. Pueden esperar semanas o incluso meses antes de hallar un huésped adecuado. Cuando se encuentran con uno apropiado trepan sobre él (algunos se dejan caer desde la vegetación alta), y por medio de sus quelíceros, perforan la piel y empiezan a succionar sangre; su cuerpo se hincha hasta tal punto que segrega un pegamento para pegarse al huésped y seguir comiendo al máximo.
La garrapata se termina soltando del animal cuando se llena, pero esto puede tardar varios días. En su boca, las garrapatas tienen una estructura que les permite engancharse firmemente al lugar del que están chupando sangre.
Aunque la mayoría de las picaduras de garrapata son inofensivas, estas pueden propagar enfermedades.

Enfermedades transmitidas por garrapatas a los humanos
Hepatozoon
Babesiosis
El ciclo de vida de las garrapatas cuenta con 4 fases de desarrollo: huevo, larva, ninfa, y adulto. El proceso de cambio que se produce entre fase y fase se llama metamorfosis, o muda. La garrapata del perro es una garrapata de 3 hospedadores. La larva recién nacida se sube a un perro y se alimenta de su sangre, luego baja y muda a ninfa en el ambiente; esa ninfa sube a un 2° perro, se alimenta, baja, y muda a garrapata adulta en el medio ambiente; esta garrapata (ya adulta) se sube a un 3er perro para alimentarse (por hasta 21 días) y luego bajar a poner los huevos en el ambiente (si es hembra).
Esto no quiere decir que para completar el ciclo se requieran 3 perros; una garrapata puede completar su ciclo biológico subiendo y bajando del mismo perro. O sea, que en un perro podemos ver garrapatas en diferentes estadios de desarrollo. Sin embargo, es muy probable que las formas juveniles no se puedan observar fácilmente: las larvas miden medio milímetro y las ninfas apenas un poco más de 1 milímetro de largo.
Las hembras pueden poner entre 4.000 y 7.000 huevos. Por eso, unas pocas garrapatas pueden dar lugar a una infestación en muy poco tiempo.
Estos huevos suelen ser depositados en grietas y juntas, usualmente cerca del lugar de descanso del perro.
Las larvas pueden vivir en el medio ambiente sin alimentarse por aproximadamente 8 meses, mientras que las ninfas y los adultos pueden hacerlo por hasta 19 meses. Es por esto que se hace tan difícil combatirlas sin realizar un tratamiento ambiental adicional, y apenas terminado el invierno empezamos a ver nuevamente garrapatas sobre nuestro perro a pesar de que estaba limpio.
A diferencia de otras garrapatas que tienden a encontrarse en exteriores (jardines, campos, etc), la garrapata marrón del perro suele encontrarse más frecuentemente en el interior de las casas. De hecho, en condiciones favorables es posible verlas caminando por las paredes. Es importante mencionar que las garrapatas son activas en cuanto la temperatura supera los 7°C. La actividad se incrementa con el aumento de la temperatura ambiental. Por eso es común ver las infestaciones más serias en primavera y verano.

CONTROL Y PREVENCIÓN
Sólo el 5% de las garrapatas se encuentran en el animal, el 95% restante se encuentra en el medio ambiente. Es por esto que, para poder tener éxito en el control de las infestaciones por garrapatas, tenemos que actuar tanto sobre el perro como sobre el ambiente.
Tratamiento ambiental: Fumigación mediante el rociado con insecticidas que contengan piretroides (como por ejemplo, Cipermetrina), de patios, jardines, terrazas, galpones, cuchas. Los piretroides son drogas efectivas contra las garrapatas y muy seguras. En general los productos vienen para diluir en agua y colocar en el ambiente mediante aspersores. La fumigación debería repetirse cada 15 días, incluso en invierno.
Mantener el pasto de los jardines lo más corto posible y evitar que hayan rajaduras y grietas en paredes y pisos
Tratamiento sobre el animal: Pipetas que contengan piretroides (como por ejemplo, permetrina) o fipronil. Se deben aplicar una vez al mes. Suelen perder eficacia si el perro está en contacto prolongado con el agua.
Collar garrapaticida: la constante liberación del principio activo (deltametrina) desde el collar permite que el efecto dure 6 meses, e incluso resista al agua. La deltametrina es activa contra todos los estadios de las garrapatas (larvas, ninfas y adultos). Al estar permanentemente protegido contra las garrapatas, se reduce el riesgo de que el perro contraiga enfermedades transmitidas por las mismas. Recuerde mantener la sanidad de su mascota para prevenir enfermedades zoonóticas.

Dra. Alejandra Eberhard
MP 8388

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: