Turismo en Sierra: La industria que creció sola

turismo1En los albores de Nueva Sierra ya hablábamos de la diferencia entre ‘paseanderos de domingo’ y turistas. Es que hace más o menos 15 años atrás los ‘dueños del Barrio’ que vivían en Mar del Plata, ni pensaban a futuro, ni les interesaba el crecimiento económico de la zona. Sólo querían vender lotes, pero si eran para hacer cabañas, te sacaban carpiendo.
Querían calles rotas para que no pasen los indeseables, se quejaban porque acampaban en los jardines –lo sabemos, mucho menos pero lo siguen haciendo- y que a nadie se le ocurriera la promoción turística. De traer el gas ni hablemos, pero eso da para otra nota.
En ese momento intentábamos explicar que, con turistas de verdad, es decir durmiendo en nuestra zona y no apenas dando la vuelta del perro por el Circuito un domingo, no solo sacaban rédito los que tuvieran camas para hospedar, si no que, crecía el comercio, la gastronomía, y los servicios. Se generaban puestos de trabajo locales con el consiguiente ahorro de desplazarse hasta Mar del Plata.
Los turistas de verdad, iban a estar circunscriptos a un complejo de cabañas por ejemplo, bajar a comprar a los negocios de Sierra, almorzar o cenar en nuestros restaurantes, alquilar caballos, bicicletas o cualquier otro servicio que se nos ocurra. No usarían nuestras piletas cuando no estábamos –como sucedía- porque tendrían las propias. Pocos lo entendieron y se jugaron.

 

LAS PRIMERAS CABAÑAS
Algunos tímidamente, criticados (como era el método de los patrones de la estancia) por medio de rumores infundados, fueron construyendo los primeros complejitos. Ilegalmente claro, porque nunca se trató un proyecto de ordenanza que emulando a Cariló, Mar de las Pampas o Mar Azul se crearan zonas dentro del Barrio con la Zonificación de Terrenos Multifamiliares, donde sí podrían construir más de una vivienda por lote, subía la densidad habitacional y los hacía aptos para este tipo de emprendimientos. De esa manera los nuevos complejos serían legales, aptos para habilitar y al que no le gustara vivir cerca de esas cuatro o cinco manzanas con turistas, elegía un terreno lo más alejado posible.
Los esfuerzos de una nonata Comisión de Promoción Turística, compuesta por comerciantes de todos los rubros, fueron en vano. Una vez que los serranos nos habíamos puesto de acuerdo en algo chocamos con el largo brazo de otro patrón, el de Mar del Plata, Florencio Aldrey Iglesias, dueño de La Capital y el Hermitage entre otras cosas.

 

CHISTE DE GALLEGOS
El coruñés ignorante y ambicioso como pocos, jefe mafioso de todos los Intendentes que nos imaginemos (y ahora del Gobernador), como no tenía ni pensaba tener negocios en esta zona, agarró al Lord Mayor de ese momento y le espetó “¿chozas, piensas tú permitir hacer chozas allí? Ni se te ocurra.” Ese Intendente y filósofo, lamentablemente está muerto para ratificarlo, pero fue además delante de varios concejales que seguramente recordarán la anécdota. Las “chozas” del energúmeno eran las cabañas. Y así fue como todas las gestiones le dieron la espalda al crecimiento del turismo ordenado, promovido desde el Estado y promocionado desde la ciudad.
En ese momento como sin saberlo, sin darnos cuenta, la zona empezó a crecer turísticamente y justo es decirlo el Mini Zoo, como se lo llamaba al principio, gracias a la tenacidad de Coqui Gastiarena, llevó al centro de Mar del Plata las primeras señales de que la zona existía. Luego esa Comisión de Promoción Turística armó una coqueta cabañita de Informes en el ingreso al Camino Varetto donde chicas de la zona orientaban a la gente, le entregaban folletos, les avisaban que era una Reserva Forestal y lo hacían bien. ¡Claro! Vivían acá, sabían de lo que hablaban. A contrario sensu de lo que sucede ahora con el Parador Provincial –que vale recordar nos costó 100 mil dólares- y que la inutilidad del Delegado García ni siquiera trepó al límite de hacerle un par de baños. Los muchachos que atienden vienen de Mar del Plata y para ellos el Peñón de Santillán está en la Costa Azul.
El broche de oro, que demuestra el grado de invisibilidad (e imbecilidad) al que nos quieren llevar, lo demuestra el cartelón que cruza toda la rotonda de El Coyunco diciendo MAR DEL PLATA, cuando faltan 16 km para llegar.

 

EL HOY
Los complejos de cabañas se siguieron construyendo ante la picardía, vista gorda de los inspectores y audacia de sus dueños, se calculan hoy 48 con más de una cabaña, entre Sierra, Colinas de los Padres, Colinas Verdes y otros puntos. Hay Hosterías, Hotel, casas particulares en alquiler. Calcular un número de camas es imposible sin el aporte del Estado Municipal a través de un relevamiento y deslizar un número al azar no tendría rigor periodístico. Pero son muchas, no caben dudas. No pudieron detener el avance natural de una zona rica en postales, sustentable ambientalmente y mágica.
¿Qué nos falta? Además de reordenar zonificaciones, se necesitan servicios. Los turistas no saben qué hacer. Quieren venir a andar a caballo, hay pocos. Quieren alquilar bicicletas, no hay. Que les hagan masajes o practicar técnicas new age, contados con los dedos de una mano. Hacer trakking, turismo aventura, que le expliquen la historia desde los Padres jesuitas en la Laguna hasta conocer puntos relevantes que los tenemos y muchos. Vale decir, generar Circuitos Turísticos claros, diseñados profesionalmente. Tandil es un buen ejemplo, el Circuito Grande, el Chico, el Centro… y formar Guías locales que sepan explicarlos…

 

¿UN CENTRO COMERCIAL?
Pero ¿cuál fue la última travesura para seguir postergándonos? Transformar a Sierra de los Padres en un “Centro Comercial” más de Mar del Plata. Pusieron al frente una Gerenta, que obviamente no duerme acá y que quizás no entienda que sólo con los que vivimos en la zona casi ningún negocio se sostiene en el tiempo por más sorteos que se hagan. Que además logre armonizar la convivencia entre vecinos y turistas. Un vecino debe tener privilegios, ya debería haber una Tarjeta de Descuentos para residentes como en la mayoría de los puntos turísticos del planeta. Se les debería explicar a los turistas sus límites y no dejarlo bajo la responsabilidad de los que los hospedan.
En definitiva, crecimos solos, incluso con operaciones adrede como la de querer llevar nuestra Capital Nacional del Kiwi a Mar del Plata –debe haber plantas en la Plaza Colón- o como la de querer hacernos pasar desapercibidos de todos los folletos y páginas digitales del EMTUR, pero no pudieron. Los comerciantes ya hablan de una temporada de verano exitosa en Sierra sabiendo que siguen trabajando el resto del año porque la nuestra es una zona multiestacional. A estas alturas ya podemos decir, dejen, no nos ayuden que solos pudimos más. Solo falta organizarnos un poco.

 

 

Por Carlos Vazquez

3 Comentarios para 'Turismo en Sierra: La industria que creció sola'

  1. lucho martinz tecco dice:

    HOY SIERRA DE LOS PADRES
    EN LETRA DE TANGO
    Te vi CRECER
    EXCLUSIVA altanera, con un compás
    VELOZ y sensual,
    que no fue más que verte y PENSAR
    la fe, el coraje, Y TUS ANSIAS DE SER.
    No me has dejao
    NI UN PUCHO DE QUEJA
    de aquel pasao COQUETO Y VELOZ.
    Ya no me falta pa completar
    más que MIRATE Y ECHARME A PENSAR.
    Si ayer,
    PARARME A MIRAR,
    en vez de GASTAR,LAGUNA BRILLAR.
    Me vi a la sombra PARAO,
    pensé en no VERLA, ASI FUE.
    Si yo, que nunca aflojé,
    BUSQUE LA LAGUNA, Y me PUSE a llorar…
    Decía, por Dios, qué TE HAN HECHO
    que ESTAS TAN cambiao : NO SE MAS QUIEN SOS
    Chan… chan…
    DEJEMOS EL TANGO Y
    HABLEMOS DEL”TONGO”
    Quienes conocemos la Villa de Sierra de los Padres desde los 60as. No podemos dejar de asombrarnos de su crecimiento- dije “crecimiento·” no “desarrollo” Per cuando en un momento de mi vida errante deje decir asistirla, al menos una vez por semana, tarde casi años en volver, ocasionalmente y por poco tiempo.
    Y recuerdo una vez que volví, acompañando amigos del exterior, ecólogos, a quienes les había fascinado la Laguna de los Padres, como entorno paisajístico y destino de uso recreativo para la creciente población urbana de Mar del Plata, y quise, a la caída del sol, que la vieran “desde arriba”. A falta de una avioneta o un helicóptero, que mejor que subir al “mirador” allá arriba, en la parte ms alta de las Sierras,
    Sobre el camino, subiendo y a la derecha, los restoranes, las confiterías, las ventas de artesanías y artesanatas, de quesos y salamines, (algunos “locales” y la mayoría candileros), y el frente, el gran “mirador” publico. Un lugar abierto, descampado, al borde del barranco. Y abajo, mirando al E.S.E, el gran valle prodigo de verdura fresca y solana y, más allá, brillando a los últimos soles, la Laguna de los Padres, esa que, no casualmente le da su nombre a la villa serrana.
    Pero el mirador no estaba más, Una inmensa construcción lo había reemplazado por un shopping al aire libre, una confitería restorán cafetería y bar, quioscos de venta de gaseosas, helados, bisuterías, y poli rubros.
    PAY PER VIEW (PPV)
    Payo Per View o PPV es el servicio de televisión pago, en el que puedes pagar por los eventos individuales que desea ver. Éstos pueden ser eventos deportivos, películas recién estrenadas, canales de adultos, documentales, entre otros.
    Y el “mirador” se había transformado en eso, Un estrecha pasarela de madera permitía, para guardar las apariencias, circular alrededor del complejo, mirando al pasar, solo al pasar, ya que detenerse era la oportunidad en que un camarero te dijera: “Señor… no puede detenerse aquí, obstruye la circulación, siéntese…¿qué le voy a servir?…”
    Funcionaba así el “paz per bien”, el “pagar para ver”. La utilización del ocio recreativo, contemplativo de la naturaleza, se había hecho negocio.
    No recuerdo que Gobierno Municipal ni que Delegado permitieron y posibilitaron tal desatino, como siempre pasa, amparado por el falaz discurso del “progreso”, los servicios para el turista” , la “creación de empleos” y toda esa mentira destinada a ocultar los negociados espurios, la transgresión de las normas, los “permisos por excepción”
    EL OCIO Y EL NEGOCIO.
    Tal lo conté alguna vez en otra nota, pero vale la pena, en la oportunidad, repetirlo: Incluso antes del Imperio Romano, el”Ocio” era privativo de los monarcas, los poderosos, los sacerdotes, las cortes,
    Ser “ocioso” era un apreciado privilegio. El de ser “servidos” y los “servidores” por el contrario, ejercían al “No Ocio” (NEC-ocio). Negocio. Servir, cocinar, coser, labrar e incluso vender, era no hacer Ocio, sino Negocio.
    Pero por fortuna, los tiempos cambian y los roles también. Y en la moderna concepción económica del Turismo, se capta el”ocio” del turista para hacer “negocio”.
    Y en este caso –como en tantos otros- permitir disfrutar a los visitantes de la belleza del paisaje natural, es “hacer negocio”-
    Creo, sin temor a equivocarme, que sin un adecuado y respetado “plan regulador” el destino de la Villa Sierra de los Padres es incierto. No como urbe residencial, si como sitio emblemático de protección de los bienes naturales, del paisaje y de las condiciones ambientales de vida que le dieron origen.
    Sé que tal vez – y sin tal vez- este comentario provocara la ira de muchos – quizás demasiados- para quienes la especulación inmobiliaria es el objetivo del”negocio”.
    Conocemos a muchos residentes originarios, que han comenzado a ver como el “progreso” está deteriorando su “calidad de vida”, de cómo han debido cercar sus jardines, antes abiertos, frente a la presencia de grupos que los utilizaban para campar, hacer fuegos, asados familiares e incluso, invadiendo “propiedad privada” zambullirse y disfrutar de piletas de natación ajenas.
    Somos también testigos de cómo, propietarios de hectáreas dedicadas a servicios de recreación ( Parque el Paraíso) , cría de Pavos reales, pequeñas quintas de cultivos orgánicos , cría de caballos y escuela de equitación, ven como el valor creciente de sus hectáreas, por la presión inmobiliaria, hace que su actividad sea deficitaria, imposible de sostener sin el apoyo de las autoridades que, por el contrario, presionan con cada vez ms altos cosos de servicios y terminen, muchos con dolor, entregándose a las fauces de la especulación inmobiliaria caníbal,
    Esa que, junto a las autoridades, no saben que “Crecimiento” no es sinónimo de “desarrollo”.
    Y volviendo al tango, pero sin letra cambiada, “Ya no me falta pa completar
    más que mirarte y echarme a llorar”
    Quelevachaché
    LUCHO MARTINEZ TECCO

  2. lucho martinz tecci dice:

    HOY SIERRA DE LOS PADRES
    EN LETRA DE TANGO
    Te vi CRECER
    EXCLUSIVA altanera, con un compás
    VELOZ y sensual,
    que no fue más que verte y PENSAR
    la fe, el coraje, Y TUS ANSIAS DE SER.
    No me has dejao
    NI UN PUCHO DE QUEJA
    de aquel pasao COQUETO Y VELOZ.
    Ya no me falta pa completar
    más que MIRATE Y ECHARME A PENSAR.
    Si ayer,
    PARARME A MIRAR,
    en vez de GASTAR,LAGUNA BRILLAR.
    Me vi a la sombra PARAO,
    pensé en no VERLA, ASI FUE.
    Si yo, que nunca aflojé,
    BUSQUE LA LAGUNA, Y me PUSE a llorar…
    Decía, por Dios, qué TE HAN HECHO
    que ESTAS TAN cambiao : NO SE MAS QUIEN SOS
    Chan… chan…
    DEJEMOS EL TANGO Y
    HABLEMOS DEL”TONGO”
    Quienes conocemos la Villa de Sierra de los Padres desde los 60as. No podemos dejar de asombrarnos de su crecimiento- dije “crecimiento·” no “desarrollo” Per cuando en un momento de mi vida errante deje decir asistirla, al menos una vez por semana, tarde casi años en volver, ocasionalmente y por poco tiempo.
    Y recuerdo una vez que volví, acompañando amigos del exterior, ecólogos, a quienes les había fascinado la Laguna de los Padres, como entorno paisajístico y destino de uso recreativo para la creciente población urbana de Mar del Plata, y quise, a la caída del sol, que la vieran “desde arriba”. A falta de una avioneta o un helicóptero, que mejor que subir al “mirador” allá arriba, en la parte ms alta de las Sierras,
    Sobre el camino, subiendo y a la derecha, los restoranes, las confiterías, las ventas de artesanías y artesanatas, de quesos y salamines, (algunos “locales” y la mayoría candileros), y el frente, el gran “mirador” publico. Un lugar abierto, descampado, al borde del barranco. Y abajo, mirando al E.S.E, el gran valle prodigo de verdura fresca y solana y, más allá, brillando a los últimos soles, la Laguna de los Padres, esa que, no casualmente le da su nombre a la villa serrana.
    Pero el mirador no estaba más, Una inmensa construcción lo había reemplazado por un shopping al aire libre, una confitería restorán cafetería y bar, quioscos de venta de gaseosas, helados, bisuterías, y poli rubros.
    PAY PER VIEW (PPV)
    Payo Per View o PPV es el servicio de televisión pago, en el que puedes pagar por los eventos individuales que desea ver. Éstos pueden ser eventos deportivos, películas recién estrenadas, canales de adultos, documentales, entre otros.
    Y el “mirador” se había transformado en eso, Un estrecha pasarela de madera permitía, para guardar las apariencias, circular alrededor del complejo, mirando al pasar, solo al pasar, ya que detenerse era la oportunidad en que un camarero te dijera: “Señor… no puede detenerse aquí, obstruye la circulación, siéntese…¿qué le voy a servir?…”
    Funcionaba así el “paz per bien”, el “pagar para ver”. La utilización del ocio recreativo, contemplativo de la naturaleza, se había hecho negocio.
    No recuerdo que Gobierno Municipal ni que Delegado permitieron y posibilitaron tal desatino, como siempre pasa, amparado por el falaz discurso del “progreso”, los servicios para el turista” , la “creación de empleos” y toda esa mentira destinada a ocultar los negociados espurios, la transgresión de las normas, los “permisos por excepción”
    EL OCIO Y EL NEGOCIO.
    Tal lo conté alguna vez en otra nota, pero vale la pena, en la oportunidad, repetirlo: Incluso antes del Imperio Romano, el”Ocio” era privativo de los monarcas, los poderosos, los sacerdotes, las cortes,
    Ser “ocioso” era un apreciado privilegio. El de ser “servidos” y los “servidores” por el contrario, ejercían al “No Ocio” (NEC-ocio). Negocio. Servir, cocinar, coser, labrar e incluso vender, era no hacer Ocio, sino Negocio.
    Pero por fortuna, los tiempos cambian y los roles también. Y en la moderna concepción económica del Turismo, se capta el”ocio” del turista para hacer “negocio”.
    Y en este caso –como en tantos otros- permitir disfrutar a los visitantes de la belleza del paisaje natural, es “hacer negocio”-
    Creo, sin temor a equivocarme, que sin un adecuado y respetado “plan regulador” el destino de la Villa Sierra de los Padres es incierto. No como urbe residencial, si como sitio emblemático de protección de los bienes naturales, del paisaje y de las condiciones ambientales de vida que le dieron origen.
    Sé que tal vez – y sin tal vez- este comentario provocara la ira de muchos – quizás demasiados- para quienes la especulación inmobiliaria es el objetivo del”negocio”.
    Conocemos a muchos residentes originarios, que han comenzado a ver como el “progreso” está deteriorando su “calidad de vida”, de cómo han debido cercar sus jardines, antes abiertos, frente a la presencia de grupos que los utilizaban para campar, hacer fuegos, asados familiares e incluso, invadiendo “propiedad privada” zambullirse y disfrutar de piletas de natación ajenas.
    Somos también testigos de cómo, propietarios de hectáreas dedicadas a servicios de recreación ( Parque el Paraíso) , cría de Pavos reales, pequeñas quintas de cultivos orgánicos , cría de caballos y escuela de equitación, ven como el valor creciente de sus hectáreas, por la presión inmobiliaria, hace que su actividad sea deficitaria, imposible de sostener sin el apoyo de las autoridades que, por el contrario, presionan con cada vez ms altos cosos de servicios y terminen, muchos con dolor, entregándose a las fauces de la especulación inmobiliaria caníbal,
    Esa que, junto a las autoridades, no saben que “Crecimiento” no es sinónimo de “desarrollo”.
    Y volviendo al tango, pero sin letra cambiada, “Ya no me falta pa completar
    más que mirarte y echarme a llorar”
    Quelevachaché
    LUCHO MARTINEZ TECCO

Trackbacks/Pingbacks
  1. […] de esa nota intitulada “Turismo en Sierra: La industria que creció sola”, donde contábamos resumiendo como se trastocó el turismo dominguero en turismo de verdad, gracias […]

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: