EDITORIAL: Y no todo es plata

Se dice que se puede sospechar con fundamento, que aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.
Y en realidad eso no es así, el dinero como cualquier otro objetivo se consigue, con trabajo, con esfuerzo y con ideas. No todo se hace con la plata en el bolsillo, también existe lo que se llama GESTIÓN.

Los que se escudan detrás de la falta de recursos para justificar sus fracasos, su inoperancia e ineficiencia, o son inútiles o no tienen objetivos ni proyectos claros para gestionar.

Las quejas más frecuentes de los vecinos, de toda la delegación, salvando las famosas e intransitables calles y hasta por ahí nomás, se podrían resolver con gestión. Claro está que eso requiere de ideas, muchas horas de trabajo, control del plantel municipal, poner algunos puntos sobre las íes y más trabajo. Para gestionar se necesitan proyectos, ideas y convicción para no quedarse con el primer no que se cruce en el camino o con el primer si flojo y mentiroso que estira el problema pero no conduce a nada. Para que se abran puertas hay que golpear primero y si no se abren de una, hay que seguir golpeando. A veces lo que no está servido en bandeja se consigue con perseverancia.

En la zona tenemos varios ejemplos de funcionarios incapaces de gestionar, y nadie pretende que hagan peñas para juntar fondos, pero podrían controlar el rendimiento de ‘sus’ empleados en lugar de tomar mate con ellos y sólo con eso estarían mejor las calles.

Gestión es la asunción y ejercicio de responsabilidades sobre un proceso, es decir, sobre un conjunto de actividades, lo que incluiría más o menos, la preocupación por la disposición de los recursos y estructuras necesarias para que tenga lugar, la coordinación de actividades y correspondientes interacciones y la rendición de cuentas ante el abanico de agentes interesados por los efectos que se espera que el proceso desencadene.

Entonces ante la falta de gestión, podemos pensar que el ejercicio de la función no se asume ni con responsabilidad ni con preocupación, que no se administran los recursos ni se coordinan las actividades tendientes a lograr lo que se espera del desempeño de esa función o del funcionario y menos aún que le importe rendir cuentas a los interesados de los efectos de su función, es decir a todos nosotros.

En otras palabras, no tenemos un delegado sin recursos económicos, tenemos un delegado cuyo único objetivo reconocido ante más de un oyente absorto, es jubilarse con un sueldo que jamás soñó tener e irse a su casa. Habría que pedirle que nos haga un favor a todos y pida la jubilación anticipada.

Miriam Leo
Directora
miriamleo@gruposierra.com.ar

1 comentario para 'EDITORIAL: Y no todo es plata'

  1. Miguel dice:

    Coincido Miriam. Si hay carencias de «ideas» por más recursos económicos que haya no habrá mejora para nuestro barrio. Pero si no hay dinero y tampoco ideas, el resultado es ese sentimiento de acefalía que hoy sentimos la mayoría en Sierra.-Pero no hay que quejarse, es nuestra realidad y hay que aceptarla. Lo bueno es que teniendo identificado el problema se hace más fácil la solución.- Saludos!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: