Espectáculo nocturno en el Zoo de Sierra: Un placer para los sentidos

Al zoológico de día todos fuimos alguna vez en la vida, pero la experiencia rutilante de recorrerlo una noche estrellada de verano, es simplemente única. Los aromas silvestres del complejo y el de los animales, los sonidos de la noche y los recreados por el hombre a través de la tecnología, y hasta el momento de relax en la recorrida por pequeños senderos iluminados por sus propias linternas, hará que la experiencia valga la pena.
Eso es lo que ofrece el Zoológico El Paraíso de Sierra de los Padres, un día a la semana, en pequeños grupos que por el contenido del espectáculo no permiten que superen las 20 personas. Allí en un entretenimiento atípico y naturalista, interactúan la música, la ecología, la historia de la zona, percibiendo permanentemente desde atrás el croar de las ranas y hasta el rugir de los leones.
Siempre al comando de un joven guía, que durante todo el trayecto no se cansa de recordar y graficar lo importante de vivir en un mundo sustentable y sobre todo, para lograr ello, las reglas de cómo cuidarlo.
En un momento de la noche, entre escalofriantes tambores, el mismísimo Cacique Cangapol les habla a las visitas y les confiesa sus temores y hazañas. Atrás una pareja de pumas lo vigila atentamente.
Y ya cuando se cruza el puente de las garzas con sus laguitos abajo, un violín o quizás una voz angelical aparecerá en la noche para llevar al visitante a su punto de relajación máximo. Mirará las estrellas y pensará en su ínfima importancia ante tamaño universo.
De regreso al punto de partida donde los espera una cena reconfortante, habrá que observar muy bien entre los árboles del bosque, porque dicen, nos contaron, que se ven a los duendes correteando y festejando que el humano, al menos por un rato compartió su mundo con ellos.

*Informes sobre el Espectáculo al TE 463-0347

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: