El cantito del Delegado: «No me dan nada»

Por Carlos Vazquez

DelegaciónEl Art. 181 de la Ley Orgánica de las Municipalidades hace recaer en el Intendente la designación de los Delegados Municipales. Y así fue en el Partido de Gral. Pueyrredon hasta el año 2006, que a partir de la presión ejercida por los vecinos, los Delegados pasaron a ser elegidos por la gente del lugar. Además los candidatos debían vivir en la zona. Gobernaba Daniel Katz y era común que los jefes comunales pusieran amigotes que vivían en Mar del Plata y a las tres de la tarde se volvieran a sus departamentos calefaccionados y se desentendieran de lo que acá pasaba.
Luego Pulti continuó con la tradición electoral, pero no pudo con su genio y contrató un servicio de voto electrónico más trucho que chino rubio y de repente, casualmente, surgió Juan ‘Pintado’ García. La Ordenanza que se había consensuado para esa elección, incluía un Consejo Vecinal de seis miembros con mayorías y minorías por listas para que el Delegado reciba propuestas y se sienta más controlado. Obviamente nunca se puso en práctica a pesar de que la gente los votó.

Si bien una Delegación sin presupuesto propio acorde no sirve para nada, es mucho lo que puede hacer su funcionario al frente con el solo hecho de gestionar bien. A modo de ejemplo solo nombramos la parva de inspectores que no salen de la “cueva”, y que tranquilamente podrían estar controlando las talas, o como en Batán que podamos sacar el Carnet de Conductor acá, u ocuparse personalmente pateando los escritorios que haya que patear para solucionar el temita de la falta de teléfonos en toda la zona. Hay cosas que no requieren dinero, solo voluntad.
Pero no, García eligió ser el campeón mundial de hacer la plancha. Total con sus 65 mil pesos de sueldo por mes qué le importa, con eso se va a jubilar pronto. Y mencionamos lo de los fondos municipales, porque hay alcahuetes que lo justifican repitiendo el mismo cantito que él repite a diario: “¡Y qué querés si no le mandan nada!”. Aunque bien no se sabe si son chupamedias por deporte o porque están flojos de papeles en sus comercios… Nadie puede ser tan ciego.
Hablan de inseguridad y lo primero que te dice cualquier especialista es ‘cero pastizales, cero oscuridad, cero pozos’. Y eso es responsabilidad del Delegado, les guste o no les guste. Lo tienen adelante en una reunión y no permiten que explique por qué no hace nada. ¿Están haciendo política?
Y ahora, como ya es sabido, vendrán sus adalides a decirnos “los del diario hablan así porque quieren ser Delegados”. No, nunca más, quédense tranquilos los corderos. Queremos demasiado la Sierra y La Peregrina para seguir pensando que debe continuar siendo una Delegación. Esto ya merece ser un Municipio, coparticipado, con Concejales de acá, presupuesto propio y un Intendente que no llore diciendo “No me mandan nada”, porque va a depender de él la recaudación. Entonces sí, ahí vamos a estar, criticando como siempre, sin segundas intenciones, ni negociados por detrás, porque de eso se trata el periodismo, de criticar. Aunque en estos últimos años los grandes diarios hayan intentado desvirtuarlo atacando como partidos políticos para, como decía Chacho Jaroslavsky, cuando les contestan desde el Gobierno se defiendan con la libertad de prensa.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: