Otra vez Guardaparques secuestraron un trasmallo en la Laguna de los Padres

trasmalloEl cuerpo de Guardaparques de la Reserva Laguna de los Padres, a cargo de Marcelo Raina, secuestró un trasmallo para pesca artesanal cuyo uso está prohibido en toda la provincia de Buenos Aires. Ante esta situación, el Municipio recuerda que en la Laguna de los Padres sólo está permitida la pesca deportiva desde la costa o embarcado, de enero a agosto con variación en los días.

En ese sentido, la práctica deportiva debe respetar la temporada de veda de pejerrey –la variedad más común en la laguna-, que se cumple de septiembre a diciembre, época en la cual sólo puede realizarse los fines de semana y feriados. El resto del año, la actividad puede practicarse todos los días.

“Mientras que la pesca deportiva a menudo se hace con devolución, la pesca artesanal -que con un trasmallo puede sacar más de 1.000 kilos de pescado de forma indiscriminada- con finalidad comercial están completamente prohibidas y atenta contra el ecosistema de la laguna”, remarcó Raina. En el caso mencionado, en tanto, no se identificaron a los dueños de dicha malla, cuyo uso constituye una falta contravencional.

En concordancia con la ley provincial, el decreto reglamentario municipal avala la pesca deportiva con un cupo de hasta 25 piezas por persona, sea desde la costa o bien desde una embarcación, “que sólo pueden salir de las bajadas náuticas habilitadas”, explican desde el cuerpo de Guardaparques que depende del Ente de Servicios Urbanos municipal. Además, aclaran que dichas naves no deben poseer motor fuera de borda sino que sólo los motores eléctricos están habilitados para ingresar al curso de agua.

Finalmente, al ser consultado sobre la posibilidad de su consumo, el guardaparque aseguró que el cuerpo de agua fue verificado por biólogos de la Universidad Nacional de Mar del Plata y los peces que habitan la Laguna de los Padres son aptos para la ingesta humana, siendo el pejerrey la especie que más abunda junto con el dientudo y el bagre.

Un hecho similar ocurrió en julio de 2009, cuando unos pescadores deportivos, recorriendo en bote el espejo de agua intentando infortunadamente encontrar algún sector donde haya pique, dieron en cambio con unas boyas que les llamaron la atención, al intentar levantarlas se encontraron con tremenda red cargada de pejerreyes atrapados.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: