Correo de Lectores: Vecinos demasiado alegres

Estimada Miriam Leo:

Le envió este mail, ya que leímos una nota de la editorial, con respecto a las fiestas de cumpleaños que dice Ud. ya no pueden realizarse, dado a los vecinos intolerantes. Le comento que todo este verano, y cuando le digo todo me refiero a los lunes, martes, miércoles, jueves y ni hablar viernes, sábado y domingo. Nos hemos vistos obligados a llamar a la policía en reiteradas ocasiones ya que nuestros «alegres vecinos» nos hacían fiestas todos los días. Los días de semana trabajamos (hasta que llego Macri y ya no trabajamos), nos levantamos temprano. Y si bien Ud. dice que se puede dormir una siesta, dichosa que puede hacerlo.
La Sierra años atrás se podía plácidamente dormir un ratito a la media tarde, hoy no (al menos donde vivimos nosotros) ya que desde podadoras, obras en construcción, cortadoras de pasto, motosierras y sin olvidar el tractorcito del golf, se vuelve imposible hacerlo. Más allá que es comprensible dichos ruidos porque es gente trabajando.

Volviendo a las fiestas, lamentablemente nos pasó todo el verano, todos los días y no eran cumpleaños… eran fiestas electrónicas, karaoke, etc. Entonces, le diré que sí, somos los intolerantes! Entienda que no es por mala predisposición que uno llama a la policía, entendemos lo que plantea de festejar un cumpleaños, pero este verano nos vimos obligados a este método de informar el ruido porque a las tres o cinco de la madrugada, ya se ha pasado la hora de festejar sin molestar al otro, creería que hasta usted misma se vería en la obligación de llamarlos para poder descansar… al menos unas pocas horas.

Si en un edificio se respetan los horarios adecuados, es inentendible que en una reserva forestal no se cumpla ni haya respeto por el otro.

Sin más, saludo a Ud. atentamente.

Luciana Soria.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: