Editorial: Tácticas y Estrategias

Dicen que a fin de año se hacen los balances y al inicio se plantean nuevos objetivos, proyectos y cambios.
Este es nuestro caso, éste será un año de cambios.

Desde hace años por principios, por ética, por no mezclar las cosas, venimos soportando, que nos difamen, agravien e injurien gratuitamente con mentiras e inventos a nuestras espaldas, obviamente, como lo hacen los mentirosos y los cobardes, con chismes anónimos en los que jamás pondrían una firma haciéndose cargo de sus palabras.

Pero nos dimos cuenta que no sólo nos damnifican en lo personal, sino que además perjudican la credibilidad de los medios que publicamos, en particular de Nueva Sierra y nuestro trabajo periodístico. Por nuestra parte, nos hacemos cargo de cada una de las palabras que escribimos. Y por no entrar en cuestiones que para los habladores tienen exclusivamente razones comerciales y económicas, nos venimos callando las historias que ya tenemos escritas, con pruebas y testigos de cada uno de ellas. Historias que no publicamos sólo porque ahora no ocupan lugares de exposición pública. Están escondidos atrás de sus escritorios.

Ésta será tal vez una editorial que algunos no alcanzarán a comprender, pero otros van a tener muy claro que si siguen con los cuentos que inventaron hace más de 10 años cuando por este medio tuvieron que ir dejando de a uno la Cooperativa de Agua y la Sociedad de Vecinos, que para ellos eran la cueva de Alí Babá… no nos vamos a seguir callando. Se acabó la paciencia.

Esta historia nació junto con Nueva Sierra, en el primer ejemplar contábamos que en una reunión de seguridad una abogada del barrio denunciaba la existencia de una mafia inmobiliaria, eso desató una ola de falacias y ataques en nuestra contra, que llevó a que en el segundo número, quien fuera el Editor en ese momento, firmara y agregara su número de documento, aclarando abajo, “es para ahorrarles trabajo cuando consulten en la SIDE vio?” Esto fue en abril de 1999, se cumplen 13 años y será para ellos de mala suerte si siguen empecinados en mentir y deshonrar sea por los motivos que sean.

Amigos, vecinos que nos conocen bien y colaboradores, nos preguntan por qué no nos defendemos. Porque hacerlo implica nombrar a uno por uno de los que desparraman esas mentiras, y contar además quién es cada quien, sus historias personales verdaderas y los roles que ocupaban en las instituciones del barrio. Hace 14 años Sierra de los Padres era una estancia manejada por un grupo de inescrupulosos, todos ellos conectados de una u otra forma al mismo negocio, timando a vecinos, propietarios y clientes.

Este primero de enero dijimos, “año nuevo vida nueva” y “nuevas tácticas y estrategias”, para ellos y para quienes por conveniencia o simplemente de chupa medias se fueron sumando: traten de cambiar también, porque a partir de ahora será ojo por ojo, diente por diente, pero las nuestras, no serán ni mentiras ni anónimas.

A nuestros lectores, perdón por éste mal rato, que tal vez a la larga explique la desunión entre vecinos que algunos no comprenden, ellos tienen arraigado su lema, “divide y reinarás”, pero en algún momento teníamos que decir hasta acá llegamos.

A ustedes que nada tienen que ver, feliz año y sigan contando con nosotros para todo aquello que signifique unir a los vecinos en pos de una comunidad y un barrio mejor.

 

Miriam Leo
Directora
miriamleo@sierradelospadres.com.ar

 

 

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: