Los herederos del Loteo Colina de los Padres advirtieron: «Vamos a intimar y a desalojar judicialmente»

Los nietos del loteador de Colina de los Padres, el contador Gabriel Geller, el abogado Claudio Geller y el martillero Marcelo Geller, recorrieron la zona y dialogaron con Nueva Sierra. “Siempre, a pesar de los inconvenientes con los que nos encontramos en el loteo de Colina, es un placer venir a Mar del Plata donde nacimos y vivimos los años de nuestra infancia y los primeros de nuestra juventud, nos da placer ver como crece la zona en que nuestro abuelo invirtió tanto tiempo y esfuerzo”.
Luego comentaron “hace más de dos años hicimos una nota con este mismo medio e invitamos a los ocupantes de lotes de Colina de los Padres a regularizar su situación, los que hasta ahora no lo hicieron empezarán a recibir las intimaciones y juicios de desalojo, es lamentable pero no nos dejan otra opción” fueron las primeras palabras de Gabriel Geller que salió con los tapones de punta, “cuando hicimos esa entrevista yo dije que queríamos recuperar lo nuestro, es un derecho legítimo, hicimos el análisis de los títulos y hoy ya hemos determinado cuáles son los lotes que siguen bajo titularidad de nuestro abuelo, es decir nuestra herencia”.

Al ser consultados sobre qué los trajo esta vez a la zona, Gabriel explicó “hemos venido en forma asidua y nos preocupa que los problemas de ocupaciones y construcciones ilegales no hayan cesado, por el contrario son cada vez mas” y Claudio agregó “la zona de Colina de los Padres es hermosa y es la continuación natural de Sierra de los Padres, si nosotros bajamos los brazos esto se convierte en tierra de nadie”.

Luego Marcelo, el mayor de los tres nietos, recordó la historia de este loteo “Por el año 1946 al 1948 nuestro abuelo compró unos lotes que pertenecieron a la Estancia La Peregrina, con el tiempo se fueron realizando subdivisiones y transformando en una loteada que abarcó desde la ruta hasta el arco de Sierra de los Padres, el nombre era Colina de los Padres, así se llamaba la empresa, el propietario de todo esto era nuestro abuelo. Antes esto era un pedazo de campo por el que nadie daba nada, se fue comercializando de distintas formas, hasta el año 1980 aproximadamente lo comercializaba directamente él que tenía una oficina en el centro de Mar del Plata”. Gabriel continúa el relato, “Al fallecer el abuelo, este loteo junto con otras propiedades entraron en sucesión. Pero acá particularmente, hay un lapso medio gris desde el año 1985 hasta hace cuatro o cinco años donde sabemos que se comercializaron lotes, no sabemos quién, cómo, ni de qué manera. Por comentarios nos llegó que uno de los “cuentos” para vender y no escriturar, habla de una apoderada porque los dueños se habían ido a Estados Unidos y que habían vendido a la gente con boletos que cuando querían escriturar les decían que era un estudio de abogados de Buenos Aires, que la apoderada estaba alienada y los dueños en Estados Unidos prófugos, nada de todo esto es cierto y no cederemos en el intento de seguir investigando que pasó en esos años.”

Luego, casi al unísono vuelven al tema original y explican, “hace dos años cuando empezamos a revisar los lotes que quedaron, advertimos que algunos se fueron ocupando ilegítimamente con viviendas bastante precarias y nuestra idea era reorganizar eso, saber si existían compradores de buena fe para facilitarles los trámites para terminar de escriturar, ahora creemos que ya ha pasado suficiente tiempo, aquellos que no se pusieron en contacto recibirán las correspondientes intimaciones como paso previo para proceder a desalojar judicialmente”.

Para finalizar, el abogado, Claudio Geller, dijo “Todas las trabas con que nos encontramos, ya han sido solucionadas y estamos en condiciones de vender y otorgar las correspondientes escrituras de los lotes que nos quedaron de nuestro abuelo, en ese sentido estamos trabajando en la zona con Inmobiliaria Técnica y en Buenos Aires con Marcela Geller, la esposa de Gabriel, queremos que la zona siga creciendo, mejorando y revalorizándose, es lo que hubiera querido nuestro abuelo”.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: