Editorial: Pobre Delegación

Los números son odiosos para la mayoría, salvo que sean para meterlos en el bolsillo, pero son importantes por ejemplo para hacer un presupuesto y significativos en algunas cuestiones prácticas a la hora de querer hacer una valoración.

El Intendente, o tal vez deberíamos decir el Secretario de Gobierno, nombró al Delegado de Sierra de los Padres, por si no leen otras notas les diremos que se trata del vecino Diego Sebastián Ernesto D’Amico, unos cuántos nombres para el magro presupuesto que le asignó el gobierno de Montenegro a la delegación, que para este año por todo concepto asciende al suma de $71.552.305,81.- y les diríamos que no nos podemos quejar, porque a la ciudad de Batán le asignaron $57.239.021,66.-. El detalle es que en áreas tan intangibles como por ejemplo Desarrollo y Mantenimiento de Sistemas Informáticos asignan $80.328.463,94.-; Instalación y Gestión Servicios de Comunicación $81.128.690,84.-; Seguridad en Playas 364.432.017,97.-.

De los 71 millones, 58.564.805,81.- son para sueldos y cargas de personal, así que queda la suma de $12.987.500.-.

Con lo cual si a alguno le había parecido mucho, verá que cualquier área se lleva más del 0,4% del presupuesto que vienen para este lado. Además hay que agregar, y podrían recurrir a otros delegados que han pasado por la delegación para que lo confirmen, que nunca llega lo que dice el presupuesto, es decir va a ser menos.

Hay vecinos pidiendo que se convoque a elecciones, y nos preguntamos si para un presupuesto anual de 71 millones de pesos vale la pena, no será mejor que Montenegro y Bonifatti se hagan cargo de lo que puedan hacer o no hacer con ese presupuesto.

Elegir un delegado significa tener que ir sí o sí, a reclamarle al que hayamos elegido, que por mejor que sea poco va a poder hacer. Y sin ánimo de dudar de la existencia o la presencia de Diego Sebastian Ernesto D’Amico -del que tenemos datos pero ni una foto y podemos asegurar que lo googleamos de arriba a abajo y no encontramos de él ni una foto en Facebook y en WhatsApp tiene un perrito-, podrá hacer una buena o mala gestión pero nada más allá del presupuesto, dicen que billetera mata galán, así que la pinta es lo de menos.

Si le dan lo que necesita la zona para hacer las obras que hacen falta y no perogrulladas como hacía Gabbin y sus predecesores, podría tener un buen mandato, de lo contrario será más de lo que ya hemos visto. Pero los que tendrán que responder por él son los que lo pusieron y no nosotros por haberlo elegido.

Un saludo cordial a los batanenses que les tocó menos que a los serranos.

Miriam Leo
miriamleo@sierradelospadres.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: