VECINOS RECLAMARON: “Que la Municipalidad se ocupe de las necesidades y la preservación”

Cerca de medio centenar de vecinos autoconvocados se concentraron a comienzos de febrero en el arco de entrada a Sierra de los Padres para exigir a la municipalidad que “se ocupe de las necesidades y de la preservación” del barrio residencial. También cuestionaron duramente al delegado Juan Carlos García, a quien acusaron de no dar respuestas a los permanentes pedidos que realizan por seguridad vial, poda de árboles añejos, arreglos de calles y recolección de residuos, entre otras cuestiones. “No tenemos a nadie que nos represente”, lamentaron.

Cansados de ser testigos del estado de deterioro que presenta Sierra de los Padres, un grupo de vecinos autoconvocados a través de la red social Facebook se reunieron en horas de la mañana del sábado 11 de febrero en el ingreso al barrio residencial para exigir a las autoridades municipales que tomaran medidas urgentes. Los manifestantes -muchos de ellos con carteles en los que se pedía la recolección de restos de poda, limpieza general, seguridad, iluminación, mayor frecuencia de colectivos y control de velocidad- repartieron volantes entre los transeúntes, pero sin llegar a interrumpir el tránsito. Sobre el arco, un pasacalle indicaba: “Señor Intendente: cumpla con sus funciones, queremos recuperar nuestro barrio. Vecinos autoconvocados Sierra de los Padres”.

En la oportunidad, Jorgelina Weber, una de las organizadoras de la movida, aseguró que “todo surgió de un grupo de vecinos comunes que se han cansado de ir a la Delegación para hacer reclamos por el estado de las calles, que es realmente desastroso; por la falta de recolección de ramas que ha generado un aumento de ratas y que la gente tire más basura en la vía pública; por el tema de los árboles añejos que no se podan; etcétera”.
Según dijo a Radio Nativa, de parte del delegado Juan Carlos García “las únicas respuestas” que recibieron a cada uno de los pedidos “fueron que no tenía presupuesto o que las máquinas estaban averiadas y que todo se iba a resolver, pero esto nunca pasó”. Y aseveró: “García atribuye este reclamo a una cuestión política pero eso, además de ser falso, lo tomamos como un menosprecio hacia los vecinos. Es más, invitamos a todos los concejales a venir a la manifestación y, hasta ahora, el único que vino fue Mario Rodríguez”.

En tanto, otra vecina de Sierra, Susana Barendiain, admitió que no encontraron otra alternativa para hacerse escuchar ante las autoridades. “Es que no tenemos un delegado ni nadie que nos represente; no lo vemos, no los escuchamos, no lo sentimos. Jamás acude a las reuniones convocadas por seguridad ni por cualquier otro tema”, expresó.
“Por ejemplo, las calles son intransitables porque ya no son pozos, sino excavaciones y nos la pasamos tratando de evitar que ocurra una desgracia. Esto nos llevó a reunirnos, por iniciativa propia, en una confitería para ver qué podíamos hacer. Somos simples vecinos defendiendo nuestros derechos, nada más”, aclaró.

Más adelante, -mientras algunos manifestantes no pasaban por alto el hecho de que en ese preciso momento García estuviera poniendo en funcionamiento “a las apuradas” el oneroso parador de información turística aunque “sin baños habilitados ni agua”- Ester Machnowich se refirió a las declaraciones que efectuó el Delegado Municipal al diario La Capital, en donde no sólo minimizó la convocatoria, sino que también calificó de “político” el reclamo.
“Me sentí muy indignada y dolida; nos está tratando de estúpidos. Realmente no está haciendo nada, no está trabajando como delegado. Yo lo voté y estoy muy arrepentida de haberlo hecho. Somos un grupo de vecinos a los que solamente nos interesa el barrio, no tenemos ningún interés político”, contrarrestó.

¿EXISTE LA CASUALIDAD?
Finalmente, el lunes siguiente, primer día hábil inmediato posterior, sólo domingo mediante, a dos días de la movilización, la Delegación Municipal comenzó con la poda de algunos árboles añejos, cuyas ramas, débiles, representaban un riesgo para quienes circularan en torno a ellos. Si bien se desconoce si los trabajos formaban parte de la agenda de García o si la tarea fue incluida en la misma a partir de que desde las páginas de Nueva Sierra se lo señalara “a él y a Pulti” como los principales responsables en caso de que la caída de una conífera pudiera terminar en tragedia; algunos vecinos suponen que la tala de las plantas se llevó adelante a modo de respuesta necesaria frente a la manifestación de aquel sábado.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: