Elección de Delegado: Seguimos acéfalos

En un día agradable, en el que no se pudo echar la culpa de la falta de participación al mal tiempo, se llevó a cabo la elección de Delegados Municipales.
En el marco de una amañada contienda electoral, los candidatos de la Unión Cívica Radical se impusieron en las elecciones de Sierra y Batán. Dos duras derrotas del intendente Pulti. “Sierras y Batán son radicales”, afirmó la concejal de la UCR, Vilma Baragiola, en las redes sociales. Hubo muy poca participación de vecinos en ambas elecciones no vinculantes.
A diferencia de las anteriores elecciones, la falta de entusiasmo y de participación se notó durante todo el día en las 7 mesas distribuidas en los distintos barrios de ésta delegación.
Varias son las lecturas que se pueden hacer de los resultados, sobre todo teniendo algunos datos a los que muchas veces no prestamos atención.

TIENE UNA EXPLICACIÓN
Muchos, la gran mayoría, se preguntan cómo pudo volver a ganar García. La respuesta es que fue el único candidato que se ocupó de empadronar, lo que no es criticable si no ahondamos en los artilugios que pueda haber utilizado. El padrón que se debió usar según el Decreto del Intendente, que escribe con la mano y borra con el codo, es el de la elección nacional de 2011, pero… se utilizó el mismo del 2009, de 4458 votantes y un adicional de empadronados que no votaron en la elección anterior de 291 votantes de los cuales sufragaron 254 casi todos de García lo que explica sus actuales 350 votos, casi todos “nuevos”.

LA CAÍDA
La mitad de los candidatos participaron en la elección anterior, García, Velimirovich y Giangreco, y todos sacaron esta vez menos votos. Esto en parte, es el resultado de que los vecinos que fueron motivados a votar en el 2009, cuando hubo un total de 1407 sufragios, esta vez no fueron convocados claramente o no había un candidato al que les interesara votar. Si tomamos el número de sufragios sin contar los del último empadronamiento, 784 vecinos, más de la mitad de la última elección, decidió no ir a votar a ninguno de los candidatos.
Además, ante la falta de publicidad de la elección, pocos se enteraron que a último momento, y en contra de lo que decía el Decreto de convocatoria, se cambió el voto electrónico en el que la gente ya no confía, por una papeleta, boleta única, que ni los candidatos salieron a promocionar ni a explicar de que se trataba.

LO QUE NO SE PUEDE EXPLICAR
Si bien es verdad que todos obtuvieron menos votos, “lo que no se entiende” es cómo Velimirovich, candidato del Intendente en ambas elecciones, que sin campaña obtuvo 290 votos con urnas electrónicas, en esta elección con papelitos, donde sí repartió folletos y salió a mostrarse, y sin que mediara una gestión espantosa como la de García haya sacado ahora 120 votos menos. Seguramente fue la magia del voto electrónico.

LOS RESULTADOS

 

 

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: