Entregan microcréditos a emprendedores de la zona

El 17 de Julio la Asociación de Servicios Cooperativos (ASERCOOP) que agrupa 16 cooperativas del sudeste de la Provincia de Buenos Aires y que preside el Sr. Manuel Díaz otorgó, en el marco del Programa de Microcrédito “Padre Cajade” del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en la sede de la Cooperativa Eléctrica de Laguna de los Padres, casi $90.000 a 16 emprendedores de la zona.
Los beneficiarios de los microcréditos fueron: Paola Longobardi, cuya actividad es la elaboración de cremas faciales, Felix A. Rueda, propietario de un vivero con plantas propias, Julio Jalil, artesano en madera, Lorena Fidalgo, también dedicada a un vivero con plantas propias y compradas, Elisa Isabel Alvarez, tejedora artesanal, Norberto Anabitarte, comisionista, María Fernanda Gutiérrez, con un emprendimiento de productos químicos y artículos de limpieza, Roxana Lorena Agüero, dedicada a la venta de indumentaria, Victor Daniel Fujii, productor de hortalizas en vivero, Juan Carlos Castro, mecánico, Adriana Gómez Nieto, con un taller de dibujo, Fabiana Peralta, dedicada al servicio de grúa, María E. Pijuan, Norma Iurato, Susana Beatriz Dumrauf y Paula Faray, las cuatro con actividad en taller de costura.
En el momento de la entrega que fue precedida por un lunch de bienvenida, Díaz además de felicitar y desearles suerte a los beneficiarios resaltó la importancia de este tipo de programas y el apoyo que en estas gestiones encuentran a través del INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), e invitó a todos los vecinos emprendedores que necesiten una ayuda económica a que se acerquen para informarse y sumarse al programa.
El Programa “Padre Cajade” se creó a partir de la Ley 26.117 sancionada por el Congreso de la Nación, que establece la promoción del microcrédito para el desarrollo de la economía social, y constituye una herramienta dentro de la estrategia del Plan de Desarrollo Local y Economía Social «Manos a la Obra». Los objetivos principales del programa son: a) proveer de microcrédito a los emprendedores sociales; b) extender el alcance del microcrédito a todas las regiones del país; c) promover y desarrollar una institucionalidad que involucre tanto a actores públicos como privados; d) disminuir el costo e incrementar el volumen de recursos que se encuentran disponibles para microcrédito.
Tienen acceso al microcrédito del Programa, los emprendimientos de la economía social que prioricen el trabajo familiar o asociativo; posean baja dotación de capital por puesto de trabajo; se encuentren, por lo general, en un medio competitivo y enfrenten bajos niveles de reproducción del capital.
El tipo de emprendimientos que pueden ser financiados por el Programa abarcan las actividades de producción, consumo y comercialización que se encuentran funcionando y que se desenvuelven en condiciones de escasa disponibilidad de capital. Es decir que no está dirigido a actividades que recién se inician, que demandan otro tipo de herramientas que se contemplan en el Programa Manos a la Obra.
El destino del microcrédito es para capital de trabajo de las unidades económicas, esto es, insumos y herramientas. Quienes los otorgan en el marco del Programa son las Organizaciones Ejecutoras (asociaciones civiles, fundaciones, cooperativas, entre otras) las cuales están relacionadas a los Consorcios de Gestión Local y a las Redes de Gestión Asociada que constituyen una plataforma de gestión de los fondos en el territorio.
La tasa de interés anual efectiva es del 6 por ciento sobre saldos y corresponde a la tasa con la cual deben ser estimados los montos de devolución de los préstamos otorgados por las Organizaciones Ejecutoras con fondos de la Comisión.
Para acceder a un microcrédito no son necesarias garantías reales (hipotecas, prendas o recibos del sueldo). Las garantías utilizadas por las Organizaciones Ejecutoras son de tipo solidarias o de ayuda mutua.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: