Malos olores

El pasado 5 de septiembre, un grupo de vecinos del barrio Sierra de los Padres, se presentó en la redacción de Nueva Sierra para hacernos conocer una carta en la que denuncian la presencia de aguas servidas que pasan por las calles y veredas de sus casas y que en breve presentarían en mesa de entradas de la Municipalidad y en la Delegación con las firmas de más vecinos.
Los que nos visitaron viven en la zona de San Martín y Argentina, pero este inconveniente lo sufren también otros de ese sector y de las calles Lía, Mabel y Abel, en la carta explican que desde hace mucho tiempo vienen soportando el olor a cloaca, en especial en meses de calor, y se tomaron el trabajo de realizar una búsqueda para saber de dónde provenían las aguas servidas, hasta que descubrieron que emanan de los paseos comerciales de la cumbre de Sierra de los Padres.
 Además, mostraron su preocupación, no sólo por esta situación, sino porque detrás de estos paseos, entre las calles Abel y Lía, están construyendo un complejo con cabañas, de grandes dimensiones, “nos gustaría saber dónde van a ir los desechos cloacales de ese lugar”, expresaron.
En la carta manifiestan, “si nosotros que somos simples vecinos, y podemos ver lo que no se resuelve, lo que se hace mal, o lo que directamente no se hace, habiendo arquitectos, ingenieros, delegado, inspectores, empleados (pagos por nosotros, los contribuyentes), ¿nadie ve nada? ¿Cómo habilitan estos lugares y a quiénes benefician? No quisiéramos pensar que se habilitan en forma clandestina y con el consenso de la Municipalidad. A quienes corresponda háganse cargo!!! No vivimos acá para estar rodeados de desechos cloacales y basura. Estamos expuestos a graves enfermedades, muchas promesas (gas, asfalto, luminarias, etc.)”.
Finalmente, en la nota intiman a las autoridades para que les den una respuesta o solución dentro de un plazo de 15 días, ya que de lo contrario iniciarían acciones legales contra el municipio y los propietarios responsables.

 

LO VENIMOS AVISANDO
En Febrero de 2008 en una editorial decíamos, “el sentido común nos dice por ejemplo, que si se sigue construyendo dentro del barrio Sierra, más de una vivienda por lote, más metros de los que corresponden, tirando árboles descontroladamente, ocupando veredas, arrojando aguas, podas y basura, sin control, sin importar a quién, cada vez vamos a tener más problemas” y agregábamos, “ojo, no tenemos cloacas. Pero como no todos lo tienen, o al menos no todos lo utilizan a la hora de emprender sus propias actividades, es necesario, imprescindible, que quienes tienen que generar las normas a seguir y su control asuman ese rol con la responsabilidad del caso”. Un vecino en una denuncia decía “No estamos en contra del progreso, del turismo ni del desarrollo comercial, pero le recordamos, que antes que nada este es un barrio residencial categorizado así y pagamos nuestros impuestos como tal, por lo que le solicitamos respeto” en una nota enviada al Intendente expresaban “ese comercio (está sobre el circuito) lo hicieron fuera del área comercial, entonces yo también puedo poner una casa de té en mi casa.” Y nosotros ante la excepción para construir más metros cuadrados de los que correspondía y el descabellado sistema de desagües planteado por el centro comercial en cuestión advertíamos los problemas que se venían y que desde hace más de dos años vienen denunciando en forma individual distintos vecinos de esa zona.

Ya en 2008 adelantábamos “Nadie se opone a nada y por eso cada quien hace lo que quiere. No está mal el turismo, ni las cabañas, ni los más de 150 locales comerciales construidos, lo que está mal es no prever lo que esto produce, no ordenarlo. Porque si algunos tienen de sus lotes un usufructo comercial, también tendrían que aportar de otra manera para producir las mejoras y la infraestructura que se necesita para que no perjudiquen al resto. No se puede seguir improvisando, es fundamental generar un plan urbanístico serio que contemple lo que hay a la fecha, y que ponga un límite en el futuro donde realmente sea necesario ponerlo. Pero un límite que después cumplan todos o se haga cumplir, generando un lugar donde no haya hijos y entenados. Sólo sentido común”.
Lamentablemente pasaron cuatro años y todo sigue igual, el agua servida pasa por debajo de los pavimentos y de las casas de muchos vecinos, mientras a inspectores y al propio Delegado los conforman con un café o un plato de comida gratis.

2 Comentarios para 'Malos olores'

  1. Alejandro dice:

    Votemos bien el 27 y accionemos legalmente , los vecinos unidos para que las cosas siempre se hagan bien

  2. Miguel dice:

    «No quisiéramos pensar que se habilitan en forma clandestina y con el consenso de la Municipalidad». No, no lo piensen, sigamos siendo idiotas para que nos sigan pisando la cabeza.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: