Si lo querés vacunalo

COMENZÓ LA TEMPORADA DE VACUNACIÓN DE RABIA DE PERROS Y GATOS

La rabia es una enfermedad zoonótica viral, de tipo aguda e infecciosa. Es causado por un virus que ataca el sistema nervioso central, cursando una encefalitis con una letalidad cercana al 100 %.

El virus de la rabia se encuentra difundido en todo el planeta y ataca a mamíferos, tanto domésticos como salvajes, incluyendo también al ser humano. Se encuentra en la saliva y en las secreciones de los animales infectados y se inocula al hombre cuando animales infectados lo atacan y provocan en el hombre alguna lesión por mordedura. Además el virus puede ser transfundido también cuando un individuo que tiene algún corte en la piel, vía de entrada del virus, tiene contacto con las secreciones salivales de un animal infectado.

Esta enfermedad afecta a todos los mamíferos ubicados en dos grandes nichos ecológicos: aéreo como el murciélagos y terrestres, perros, gatos, mangostas, zorros, hurones, mapaches y lobos.

Los indicios para saber si un murciélago presenta rabia son: – Cuando vuelan, suelen chocar unos con otros. – Cuando salen de día. – Cuando caen al suelo.
En general los demás animales presentan una secreción salival abundante, que actúa como cultivo del virus, y, en etapas avanzadas, sangrado de orificios.
La rabia se transmite a través de mordedura o contacto directo de mucosas o heridas con saliva del animal infectado, por aerosol en cuevas contaminadas con guano de murciélagos o en personal de laboratorio. Aunque no se ha documentado su transmisión por mordedura de humano a humano, el virus se ha aislado de la saliva de pacientes con rabia. Este virus también se ha identificado en sangre, leche y orina. No se ha documentado transmisión transplacentaria. El virus se excreta en el animal infectado desde cinco días de las manifestaciones clínicas, aunque en el modelo experimental este período puede extenderse hasta 14 días antes de la aparición de la enfermedad. El período de incubación varía desde cinco días a un año, con un promedio de 20 días.

La rabia se manifiesta por un período prodrómico que dura de dos a diez días con signos y síntomas inespecíficos como cansancio, cefalea, fiebre, anorexia, náusea, vómito y parestesias en el sitio de la herida, seguidas de dificultad para la deglución, hidrofobia entre el 17% y 50% de los casos, desorientación, alucinaciones visuales u olfatorias, crisis convulsivas focales o generalizadas, periodos de excitabilidad y aerofobia. En el 20% de los casos aproximadamente la rabia puede manifestarse como una parálisis fláccida. Estas manifestaciones clínicas son seguidas por un período de coma y que tiene como desenlace el fallecimiento en la gran mayoría de los casos. Esta enfermedad, si no se trata con la máxima urgencia, acaba provocando la muerte del enfermo.

La única Medida de prevención es la vacuna de la rabia que se debe aplicar anualmente en caninos y felinos. En nuestra zona existen muchos murciélagos que son posibles portadores del virus.

Alejandra Eberhard
Médica Veterinaria

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: