Agencias de Remises Rurales solicitan una nueva Ordenanza. “Hoy en día las licencias que hay no alcanzan”

Varias son las razones por las que los remiseros rurales pugnan por la modificación de la ley que regula su servicio a aproximadamente 20 años de la ordenanza que reguló su actividad. En conversación con FM Nativa Sergio Correa, referente de la cámara de agencia de remises rurales, pudo enumerar los distintos planteos que hacen y las modificaciones que exigen así como también poner en contexto sus exigencias narrando los inicios de los servicios de remises rurales y su regulación, la evolución y el presente del transporte por remises rurales en el municipio de General Pueyrredón.

UNA VIEJA ORDENANZA
Fue porque los taxis y remises tradicionales no cubrían las periferias del partido que surge el remis rural y se exige que sea regularizada su situación. Alrededor de 20 años atrás, entre 1997 y 1998, tuvo lugar una primera normativa en materia de remises rurales. Primeramente, fue la sanción de una ordenanza que regulaba, daba forma y regularizaba la figura de los remises rurales contemplando como territorio a la zona de Batán junto con la adjudicación de unas 60 licencias. Luego, hacia 2001, vendría la anexión de nuevas zonas en las que se brindarían esta clase de servicios de transporte particular bajo la figura del remis rural. Una segunda ordenanza integró todas las zonas periféricas del partido por entonces: la zona Sur, la zona Norte, lo que sería la subzona Batán Sur. Se integró Colonia Estación Chapadmalal, Valle Parque Hermoso, Felix U. Camet, Sierra de los Padres y Gloria de la Peregrina.
Con los años la demanda del servicio fue creciendo y a su vez el servicio fue mejorando, las unidades fueron mejorando, se fue usando coches estructuralmente mejores, en mejores condiciones y más nuevos, la mayoría de los coches lleva computadora de abordo, tiene GPS. En definitiva -asume Correa- el servicio ha venido funcionando bien, mejorando y sin colisionar con los remises tradicionales y taxis que definitivamente cubren otras zonas y otra clase de recorridos.
“Hoy en día las licencias que hay no alcanzan para cubrir toda la demanda. Los taxis y los remises tradicionales no llegan a estos lugares por razones de seguridad o distancia. Por eso los remises truchos, no registrados o no autorizados son una realidad. Y ante eso es necesaria una regularización de su situación, asegurando que cumplan con las normas, paguen sus seguros, estén en condiciones, estén identificados. Al igual que hace 20 años cuando no estaba reglamentado el universo de los remises rurales y su reglamentación fue la respuesta en parte a poner en regla lo ya existente en los hechos, hoy en día estos nuevos remises son la manifestación de gente decente que ve un servicio que se demanda y que ve en esto una forma loable de ganarse la vida en una realidad en que el mercado laboral no ofrece demasiadas oportunidades.”

LAS PROPUESTAS Y NECESIDADES
Piden más licencias y una reforma integral de la ordenanza y solicitan un permiso para publicitar dentro y fuera de las unidades.
Quieren que se elimine la actual división por zonas que establece que las licencias de una zona no pueden brindar el servicio en otras zonas, lo que lleva a desajustes entre la oferta y la demanda estacionalmente y redunda en un peor servicio para los pasajeros y va en desmedro de los remiseros rurales y que se dictamine una ampliación de zonas: “Actualmente hay sitios donde no se brinda el servicio por no estar contemplados por la normativa. Además -señaló Correa-, al vecino que dejan en el centro no pueden ir a retirarlo, lo que es un despropósito, como lo pueden hacer los de Necochea o Balcarce y no nosotros dentro del mismo partido”. De todos modos aquello se hace a riesgo de que les cobren onerosas multas. Entienden que eso debe cambiar y debe contemplarse en una nueva normativa.
Se solicita que las licencias puedan estar a nombre de personas jurídicas agregando esta modalidad a las de persona física y cooperativas contempladas por la normativa vigente. De modo que el servicio pueda asumir una modalidad más empresaria con los beneficios que eso podría reportar.
En definitiva, quieren que la regulación tenga vigencia hacia adelante, es decir: que se ajuste a los tiempos que corren y a los 15 o 20 años venideros, que sea acorde con las realidades de hoy en día, de manera de poder verse en condiciones de competir o ajustándose a las nuevas modalidades frente a un posible “desembarco” de UBER en el municipio de General Pueyrredón.

Por Juan Martín Perriello