Editorial: Sin filtro

Los motivos seguramente son muchos, un lugar que desde hace más de 60 años es visitado por turistas, el nombre que nos copió Nutreco para su agua mineral, la hermosura de nuestros paisajes serranos a pocos kilómetros del mar, nuestras producciones frutihortícolas, la tierra negra donde a uno se le cae una semilla y a poco hay un árbol… a cada uno se le ocurrirán muchos más.

La cuestión es que Sierra de los Padres ya es una marca registrada. Nuestras verduras y frutillas, nuestros kiwis, las cabañas, nuestra laguna… Hablan de Cataluña y nombran a Sierra, aparecen los restos de un gliptodonte y estamos en todos los medios, habla el cura en Facebook y ocurre lo mismo. Infinidad de temas que nos ponen en una vidriera casi regularmente a nivel nacional. Cosas buenas y malas, historias agradables y desagradables. Pero en la vidriera.

Como en botica, en la Sierra hay de todo, pero deberíamos empezar a entender, que por alguna o muchas razones, nos observan, nos tienen en sus alertas y la verdad es que hay cosas de las que nos sentimos orgullosos y otras de las que nos avergonzamos. Algunas con las que estamos de acuerdo y otras con las que no, pero que en definitiva se trata de debate y de crecimiento.

Muchos vecinos en las redes se agreden, casi sin sentido, allá ellos con sus límites, su espíritu de convivencia o su falta de tolerancia. Podemos bancarnos que una vecina mienta sobre una historia solidaria, que una adolescente falsee la verdad, pero que un representante de una institución de nuestra zona y nada menos que de la parroquia, tenga que salir a pedir disculpas por no tener filtro y eliminar una publicación donde hace mención al caso de Santiago Maldonado y llama pervertidos y degenerados a quienes militan una causa, por no apiadarse ante el dolor de una familia y de una parte de la sociedad, es de las cosas que no se pueden naturalizar. Porque mal o bien representa a una parte de nuestra comunidad y lleva prendida a él una marca que nos pertenece a todos.

Evaluamos no referirnos al tema, pero no pasa por pensar diferente o justamente sí, se trata de alguien que debería ser ejemplo de convivencia, tolerancia, respeto y comprensión por el otro. De alguien que debería trabajar para cerrar la grieta y no profundizarla y ser vivo ejemplo de las virtudes teologales, fe, esperanza y caridad.

Miriam Leo
miriamleo@sierradelospadres.com.ar