Columna de Opinión: Brindamos por todos los serranos

Por Libertad Magenta

En este número especial de Nueva Sierra no podemos dejar pasar el aniversario para hacer un pequeño recuento de nuestros últimos veinte años como comunidad, desde la perspectiva organizacional pública y privada y también social.

Las fechas especiales siempre invitan a ponerse melancólico, pero coincidirá el lector en que no todo tiempo pasado siempre fue mejor y para nuestra zona es así, hemos visto parajes convertirse en barriadas, barriadas convertirse en barrios y a los barrios crecer de manera exponencial, muchas veces de manera desordenada y sin el acompañamiento en obras necesario para un crecimiento saludable, pero crecer. Nos vimos crecer como zona y pasar del aislamiento a la conectividad, nos vimos convertirnos en serranos, serranos en todo el sentido comunitario que ello implica, serranos de la Sierra, de Santa Paula, de La Gloria, de Colinas, de la Colina, de El Coyunco, de la Laguna, serranos de la zona en toda su extensión, nos sobrepusimos a los motes, a los de adentro y los de afuera, nos masificamos y crecimos lindos y saludables a pesar de no tener un solo tutor decente.

En ese crecimiento pasamos de un Delegado puesto a dedo, a uno elegido y Nueva Sierra tuvo mucho que ver con eso, y con la democratización de todas las instituciones de la zona, muchas de ellas con dueños por largo tiempo, hoy es evidente que esa es una lucha saldada, y en particular la de la elección de Delegado una que ha perdido todo sentido.
Cada Delegado electo se convirtió luego en un soldado del intendente de turno, no importó su color, bandera, ideas o ideologías, ningún Delegado nunca representó a los vecinos frente al Intendente, siempre se invistió de los poderes divinos cual monarca del medioevo y representó al Intendente frente a los vecinos sometiéndonos a un diálogo de locos en el cual nuestras palabras y reclamos caían en saco roto, en una persona desprovista de recursos, y sin poder -ni presupuesto- alguno para transformar la realidad.

Es por eso que en este nuevo aniversario de Nueva Sierra, brindamos desde esta columna por estos 20 años de crecimiento y fidelidad con los lectores y con las ideas, brindamos por muchos años más y brindamos por todos los serranos, para que pronto enfrenten la lucha que hay que dar, la madre de las batallas, ser un nuevo municipio. Salud!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: