La trágica historia del femicidio de Florencia Ascaneo: Según la jueza de garantía “La mató con el fin de ocultar otro delito”

Esta es seguramente la mayor tragedia serrana que hayamos tenido que relatar en estas páginas en estos veinte años.
El femicidio de María Florencia Ascaneo dejó a una familia destrozada, en un hecho de horror cometido deliberadamente en un lugar público y delante de su propia familia.
El lunes 4 de enero, alrededor de las 13 horas, un único disparo en el cuello de Florencia le quitó la vida casi instantáneamente.
Florencia se encontraba en su local “Granja La Familia”, en el primer piso del paseo comercial Paso de Cabras, cuando Gustavo Sensan, quien realizaba tareas de mantenimiento en ese mismo paseo, fue a recriminarle por una denuncia por abuso a su hija menor de edad que iba a realizar, la respuesta lo enojó y sin amenazas y sorpresivamente, en presencia de su esposo, de su hija y clientes, sacó un revólver calibre 22 y disparó una bala que impactó en el cuello de Florencia terminando con su vida.
Inmediatamente el esposo de la víctima forcejeó con el asesino y logró reducirlo mientras un patrullero que pasaba por el centro comercial escuchó el disparo y gritos y efectivos fueron hasta el local, llegaron a la escena del crimen a los pocos segundos de lo ocurrido y Sensán fue inmediatamente detenido por la policía y el revólver calibre 22, con una sola vaina servida y no expulsada, quedó secuestrado.
Personal de policía científica y el fiscal Leandro Arévalo fueron hasta el lugar, para tomar testimonios y recolectar evidencias de lo sucedido. Sensan, fue directamente alojado en la Alcaidía Penitenciaria de Batán mientras se procedía a realizar la autopsia al cuerpo de la víctima y se esperaba su indagatoria en la causa por homicidio.

LA MANIFESTACIÓN
Por la tarde, cuando aún se seguía investigando el hecho y tomando declaraciones, un grupo de vecinos, seguramente motivados por el horror, el dolor y la impotencia que provocó el hecho en toda la comunidad, decidió manifestarse en la puerta de la comisaría exigiendo justicia y la pena máxima para el homicida.
Si bien la manifestación fue pacífica, los epítetos no lo eran, sobre todo considerando que la policía había actuado rápidamente deteniendo al femicida y poniéndolo en manos de la justicia.
Luego de estos acontecimientos el jefe de Policía Departamental, comisario mayor Lucío Pintos, quien si bien respaldó el trabajo que realizó el titular de la comisaría, Marcelo Burki, consideró que era necesario “descomprimir” el malestar social y decidió dejar a cargo de la dependencia a quien era su segundo, Miguel Belfiore.

LA CAUSA
La jueza de Garantías de Mar del Plata, Lucrecia Bustos, procesó con prisión preventiva a Gustavo Rafael Sensán de 57 años, imputándole el «homicidio criminis causa» de María Florencia Ascaneo.
El procesamiento fue dictado tras el pedido del fiscal Leandro Arévalo, de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 7 de Mar del Plata.
De acuerdo al fallo de la jueza, el acusado actuó «con el fin de ocultar otro delito y para asegurar su impunidad», en este caso, el abuso de una niña menor de edad.
También se le atribuyó el delito de «portación ilegal de arma de fuego de uso civil», por la pistola utilizada para consumar el crimen.
La hija de la víctima, quien presenció el crimen de su madre, aseguró ante la Justicia que el homicida dijo, momentos antes de extraer el arma de entre sus ropas y ejecutar a su víctima: «Ustedes están diciendo mentiras sobre mí».
Según la testigo presencial, el agresor «estaba tranquilo y sin gritar», aunque no pudo distinguir si estaba drogado o alcoholizado.
Por su parte, Carlos Zeccini, el esposo de Ascaneo, declaró que se encontraba junto a la hija de ambos y su mujer cuando ocurrió el ataque y señaló a «Gustavo» como el autor del disparo.
El hombre contó que al creer que el atacante iba a seguir tirando, se puso a resguardo junto a su hija detrás del mostrador de su comercio y le arrojó un frasco al tirador, a quien se le cayó el arma.
«En ese momento se reincorpora y sale a retenerlo, lo saca del local y comienza a efectuar golpe de puño a Gustavo», señaló el fallo y agregó que fueron otras personas que se hallaban en el paseo de compras quienes retienen al agresor antes de que llegue la Policía, al tiempo que el esposo y la hija de Ascaneo trataron de auxiliarla.
La jueza además valoró que otras personas que no fueron testigos presenciales del hecho también «sindicaron al encartado como presunto responsable del mismo» y las imágenes de las cámaras de seguridad de uno de los locales comerciales que registraron la secuencia del accionar del acusado.
A su vez, la magistrada consideró que el acusado debe seguir detenido ya que en libertad «podría procurar entorpecer la investigación penal en curso», por lo que Sensán seguirá alojado en la Unidad penal 44 de Batán.
Por último, la jueza aceptó al viudo Zeccini como particular damnificado en la causa.
En aquella oportunidad, el fiscal Arévalo contó que al arribar a la escena del crimen se encontró con «una familia totalmente devastada por un hecho de sangre» y que el deceso de la mujer baleada fue «prácticamente instantáneo».

UN ENERO NEGRO
Según un informe del 15 de enero de Mumalá Nacional, Mujeres de la Matria Latinoamericana, en los primeros 15 días del año se perpetraron 23 muertes violentas de mujeres, travestis y trans de las cuales 16 son Femicidios y hubo además 16 intentos de Femicidios en todo el país. A causa de estas muertes 21 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre.

Esto representó 1 Femicidio cada 22 horas.

El 76 % de los Femicidios fue cometido por Parejas, ex parejas o familiares y el 24% de los femicidios fue cometido por hombres conocidos del círculo de la víctima.
El 63 % de los femicidios fueron cometidos en la vivienda de la víctima o en la vivienda compartida, el 25 % de los femicidios fueron en la vía pública, el 6% en el trabajo de la víctima y sólo el 6 % de los femicidios fueron en la vivienda del victimario.

#NiUnaMenos

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: