Delegación sin delegado

“Marcelo Carrara se encuentra haciendo uso de licencia, atento a que asumió como concejal por el término de 45 días”, dice el decreto Nº 2846 rubricado por el intendente Carlos Arroyo, el director general del Departamento Operativo Reserva Integral Laguna de Los Padres, Ricardo Gabbin, quedó a cargo de la atención y firma de la Delegación de Sierra de los Padres tras reemplazar a Marcelo Carrara, quien está suplantando transitoriamente a la Concejal Patricia Leniz, actualmente titular de la secretaría de Desarrollo Social.
Si bien la Ley Orgánica de la provincia es muy clara, y nombrar delegados municipales es una función indelegable del Intendente, varios Concejales, incluso del oficialismo, dicen que van a insistir al ejecutivo para que este año haya elecciones de delegado. La realidad ha demostrado que sin recursos, ni autonomía para manejarlos, es igualmente inútil que un delegado sea elegido o nombrado por el jefe comunal. Es más, si al delegado, como ahora, lo pone Arroyo, queda más que claro que su desempeño y gestión es absoluta responsabilidad de él, se buena, regular o mala. En cambio, si se eligiera, cabría la posibilidad de que el Intendente culpe a los vecinos por su elección y les traslade la responsabilidad de una mala gestión. Pero el problema de la delegación sigue siendo la falta de recursos.

“Marcelo Carrara se encuentra haciendo uso de licencia, atento a que asumió como concejal por el término de 45 días”, dice el decreto Nº 2846 rubricado por el intendente Carlos Arroyo, el director general del Departamento Operativo Reserva Integral Laguna de Los Padres, Ricardo Gabbin, quedó a cargo de la atención y firma de la Delegación de Sierra de los Padres tras reemplazar a Marcelo Carrara, quien está suplantando transitoriamente a la concejal Patricia Leniz, actualmente titular de la secretaría de Desarrollo Social.

Marcelo Carrara, arroyista, ocupó el octavo lugar en la lista de candidatos a concejales de Cambiemos en el año 2015. Al parecer todo es provisorio, Carrara como Director tomó una licencia de 45 días, Gabbin quedó a cargo de la Delegación ‘transitoriamente’.

Pero antes de estos movimientos, ya la Delegación no tenía delegado, tenía al igual que ahora, transitoriamente o no, un Director General. Que sean delegados o directores, no significa que hagan más o menos, mejor o peor las cosas, es solamente una cuestión de sueldos y categorías, pero es una muestra más de la poca de importancia que el municipio le da a nuestra delegación.

Si bien la Ley Orgánica de la provincia es muy clara, y nombrar delegados municipales es una función indelegable del Intendente, varios Concejales, incluso del oficialismo, dicen que van a insistir al ejecutivo para que este año haya elecciones de delegado. La realidad ha demostrado que sin recursos, ni autonomía para manejarlos, es igualmente inútil que un delegado sea elegido o nombrado por el jefe comunal. Es más, si al delegado, como ahora, lo pone Arroyo, queda más que claro que su desempeño y gestión es absoluta responsabilidad de él, sea buena, regular o mala. En cambio, si se eligiera, cabría la posibilidad de que el Intendente culpe a los vecinos por su elección y les traslade la responsabilidad de una mala gestión.

Por el momento, no se trata de personas, se trata de recursos. En dialogo con el actual Director a cargo, Ricardo Gabbin, confesó que se pueden hacer cosas con gestión, pero recursos no hay. Incluso hablando de su gestión en la laguna decía, todos los ingresos los cobra el EMDER, entradas, permisionarios, domas, todo ingresa a las arcas del EMDER, pero no entrega esos recursos para que se hagan las mejoras, obras, mantenimiento que hacen falta en la laguna.

Esto se repite en la delegación con el resto de los recursos que se generan en la zona, no vuelven, se quedan en Mar del Plata, arreglan y ponen en valor una y otra y otra vez la costa, Güemes, la peatonal, las plazas, el centro siempre el centro, pero acá, como en tantos parajes alejados en el partido, al norte, al sur y al oeste no llegan, mejor dicho no devuelven nada.

No sabemos qué pasará cuando finalice la licencia de Carrara, si vuelve o sigue en el Concejo, no sabemos si seguirá Gabbin o llamarán a elección de delegado, lo que sí sabemos es que mientras no manden recursos, máquinas, materiales, personal y fondos, dinero, plata, money, cualquier opción será más de lo mismo.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: