Editorial: Puro cuento

Seguramente al igual que Ustedes nuestros lectores y vecinos, estamos cansados de cuentos. Solamente basados en los reclamos y denuncias que escuchamos a diario más las que aparecen en otros medios de Mar del Plata, podríamos en un rato llenar un libro de quejas.

Mientras disfrutamos de una tarde de Orquesta municipal, nos preocupamos pensando qué pasa si alguno se cae de los peñascos, estará abierto hoy el CAPS La Peregrina, vendrá la ambulancia del SAME, si llega con demoras en Mar del Plata cuánto tardará en llegar a Sierra.

Esto no significa que la delegación no se ocupe de brindar a los serranos un ‘cacho’ de cultura, pero nos tienen con el cuento de la ambulancia desde hace meses. Ni que decir del cuento de las máquinas, de que van a tener dos equipos, y la granza, mientras hay vecinos pidiendo que abran calles usurpadas, mientras otras están intransitables o visiblemente peligrosas, mientras los pastizales nos tapan y hacen que los pocos arreglos que hacen no duren, cuando vemos las fotos de los baños en Laguna, uno de los pocos baños públicos que hay en toda la delegación, nos da vergüenza ajena y enseguida nos enteramos que quieren poner nuevas cargas a nuestros productores, que aumentan las tasas y sabemos que es para más de los mismo, que no vamos por eso a tener ambulancia en la salita o a recibir un suero antiofídico o hacer una radiografía, que no van a cortar los pastos a la vera de los caminos o arreglarlos de manera que al menos duren transitables unos meses, que no van a levantar las podas o iluminar más nuestras calles.

Y las cosas que no implican presupuesto, las que tienen que ocuparse de reclamar o gestionar, media gota de lluvia y a veces ni eso y estamos a oscuras, porque no exigen a EDEA que invierta, que mantenga, que entierre o refuerce los tendidos, que tenga en la zona una guardia. Porque no exigen a Nación o Provincia un banco en la zona, porque no se replantean y modifican el servicio de transporte público. Porque todavía no hay un puente sobre la Ruta frente a la salita. Porque en nuestros barrios no hay agua potable, ni cloacas, ni gas natural.

Porque son puro cuento, pero un cuento surrealista y lo peor es que se lo creen, el Intendente y sus funcionarios están convencidos de que estamos mejor.

Miriam Leo
miriamleo@sierradelospadres.com.ar

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: