Columna de Opinión: El camino a la libertad

Por Libertad Magenta

“Seamos libres y lo demás no importa nada” dijo el General José de San Martín y marcó el camino de la liberación de América Latina, este es el momento de convertirnos héroes, es la hora de los pueblos.

“La Democracia en América” fue escrita hace más de siglo y medio por Alexander Tocqueville. La comuna era para Tocqueville sinónimo de ejercicio primario de la soberanía y el mejor medio de la educación política del pueblo. Dice en su obra “Es en el Municipio donde reside la fuerza de los pueblos libres. Las instituciones municipales son a la libertad lo que las escuelas primarias a la ciencia.”

Los amantes del municipalismo han comprendido que radica en estas instituciones la forma asociativa más genuina, la base de la democracia y la formación política de las sociedades modernas.

SEGUIR SUMANDO
Los doctrinarios y legisladores han plasmado en la mayoría de los proyectos de Ley que buscan, o han buscado, establecer pautas para el reconocimiento de nuevos municipios, la necesidad de relevar la existencia de una identidad local, en la mayoría de los proyectos determinan que esto se haría a través de la identificación de todas aquellas entidades representativas de la vida social, cultural y socio-económica de las localidades donde se promueve la iniciativa, esto a falta de comprometerse en la obtención de estudios sociológicos serios.
Pero qué implica esta identidad local, el término amerita detenerse, y sobre éste concepto nos dice el administrativista Roberto Dromi que “la identidad tiene que ver con lo que somos, con nuestra historia de vida. Es aquello que nos caracteriza y distingue de los demás, es una necesidad efectiva y una realidad concreta que tiene que ver con el identificarse y con reconocerse y que presupone la existencia de otro del cual distinguirse y diferenciarse.
Al estar la identidad relacionada con la vida del hombre, la misma estará determinada por su circunstancia, por su lugar, por su historia. Y así como existe una identidad personal, existe una identidad colectiva, existe una identidad local, común a los vecinos de determinado lugar y diferente a los de otros lugares, así, los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires, son diferentes a los vecinos de la Ciudad de Mendoza o de Posadas.
Las identidades, particularidades y pluralidades locales tienen garantía constitucional, y deben ser respetadas pues ellas son cimiento de nuestra identidad nacional”.

Cualquiera puede ver, tras una ligera reflexión, que en nuestra zona tenemos una clara identidad local que nos distingue, y porque no distancia, de la identidad marplatense, batanense o balcarceña, y esto no surge de la cantidad o representatividad de las instituciones que tienen asiento en la zona, que no son pocas, sólo por arriba podemos mencionar cuatro sociedades de fomento, tres clubes, dos cooperativas, dos bibliotecas, bomberos voluntarios, y si bien podrían ser más y aún quedan sectores sin representatividad, no es en ese particular donde se aprecia nuestra identidad local.

QUE SOMOS?
Somos una comunidad comprometida, solidaria, conocemos a nuestros vecinos, nos metemos aún donde no nos llaman y tratamos de dar una mano aún al que nos cae pesado.

Somos una localidad sufrida, abandonada, pero que no se resigna, que sigue pidiendo, que se preocupa por vivir mejor, nunca esperamos que nada venga servido porque sabemos que así nada llega.

Este tiempo debe encontrarnos comprometidos en el camino de la independencia y la libertad y en nuestro caso, el de nuestro pequeño lugar en el mundo, debemos comprender que es el reconocimiento del Municipio de Sierra de los Padres el que nos devolverá la gestión de nuestros recursos y nuestra libertad de acción, en este camino debemos encontrarnos todos, vecinos e instituciones, en pos de un objetivo común, más grande que nuestras individualidades.

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: