Ante las ausencias y falta de respuestas a la problemática del agua contaminada proponen un plan de lucha para exigir soluciones

Por Javier Andrada

Pese a la escasez de recursos para investigación -producto de los recortes a la ciencia- y a la falta de voluntad de los funcionarios públicos para cumplir sus compromisos, el Grupo Aguas continúa desarrollando una tarea vital en la zona de sierras: determina los niveles de contaminación del agua que consumen los vecinos, que hasta ahora arroja resultados alarmantes. La mayor parte de la población, sin cloacas ni servicio de red, está en riesgo.
Los resultados -actualizados al mes de mayo- revelan que en el 72 por ciento de los casos el agua no es apta para el consumo (sobre un total de 89 muestras analizadas).
Las políticas nacionales, focalizadas en el ajuste y la precarización laboral, también conspiran contra la salud de vecinos y vecinas. El grupo científico cuenta sólo con 40 mil pesos para dos años de trabajo. “No hay subsidio que aguante, los insumos de laboratorio están dolarizados. El monto de actualización no llegó ni cerca de la inflación y mucho menos a la devaluación”, dice Manuel Irigoitía, doctor en Ciencias Biológicas y extensionista de Aguas, un espacio surgido en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Universidad Nacional de Mar del Plata).
Si la contaminación es preocupante en los barrios La Gloria de la Peregrina, El Paraíso, Colinas de Sierra de los Padres y Colinas Verdes, en Santa Paula es peor: el ciento por ciento de los análisis dio no apto para consumo. Las concejalas que integran la comisión de Calidad de Vida iban a ser el nexo entre OSSE y los vecinos, pero la agenda electoral pesó más y se bajaron de la reunión.
Desde el Grupo Aguas señalaron que las concejalas “se comprometieron a realizar una reunión de comisión en el marco de los encuentros de la Red Juntos Podemos -que se llevará a cabo en la Delegación de Sierra de los Padres el día martes 4 de junio a las 9 horas- para tratar este tema, y solicitar formalmente la presencia de representantes de OSSE. A pesar de que este compromiso asumido consta en las actas de la comisión, no se pudo votar debido a que no había quorum”.

Los extensionistas no bajan los brazos, siguen convocando a los vecinos de la Zona Oeste Rural a integrarse a la lucha colectiva “en donde se exigirán soluciones inmediatas y a largo plazo para que todos y todas tengan acceso al agua potable”. Además, continúan con los análisis de agua de pozo en las escuelas de los barrios (cuentan con la autorización del Consejo Escolar para analizar presencia de agroquímicos); con los talleres en las escuelas de la zona sobre problemáticas ambientales (estuvieron en la Agraria de Laguna de los Padres), y con los talleres de limpieza de tanque de agua y pozo de extracción.

COMO AFECTA A LA SALUD EL AGUA CONTAMINADA
Silvina Fabregas Lengard es médica generalista e integrante del Programa Salud y Agroquímicos. En su área, vienen recolectando datos desde 2010; asegura que “la contaminación es consecuencia tanto de la materia fecal como de los fertilizantes utilizados en el campo, como la urea, por ejemplo. En este caso puntual, relacionado con los nitratos, se puede producir la metahemoglobinemia, que es el llamado bebé azul, algo que no se ve frecuentemente. Pero, si a los menores de seis meses les damos biberón preparado con agua de la canilla, los elevados nitratos desplazan al oxígeno y eso puede comprometer la vida”.
Fabregas recuerda que en esta zona se recomienda no preparar biberones con agua de la canilla: “Hubo un caso así en Parque Hermoso, una zona contaminada por varios factores, entre ellos las quintas”.
La mayor parte de la periferia de General Pueyrredon no tiene cloacas ni agua de red, por eso es común que aparezcan afecciones asociadas como la diarrea y la forunculosis, que suele ser resistente a los antibióticos.
La doctora está convencida de que el punto crucial es lograr la determinación de agroquímicos. Saber qué significan los nitratos elevados y conocer qué agua está tomando la población. “Insistimos en que se analicen los agroquímicos. OSSE no lo hace, pese a que hay normas internacionales que indican que si se superan ciertos valores de glifosato en agua pueden aparecer insuficiencias renales, como las de los vecinos de Félix U. Camet. Tenemos algunos pacientes con glifosato en orina. Si hay casos, significa que de alguna manera ha llegado a los organismos de las personas y una de las formas de contaminación puede ser el agua, otra puede ser el aire, y por último los alimentos. Pero, lo fundamental es analizar el agua. Y ese es nuestro objetivo final”.

CONTAMINACIÓN EN LOS ORTÍZ, PARA OBRAS SANITARIAS NO PASA NADA
Los tres establecimientos educativos del Paraje Los Ortíz, debieron suspender las clases durante 48 horas después de que un estudio revelara que el agua estaba contaminada con coliformes (materia fecal). Se trata del Jardín de Infantes 926, la Escuela Primaria 9 y el anexo de la Escuela Secundaria 74. A partir de ese momento, empezaron a llevarles agua desde Mar del Plata.
El primer muestreo lo hizo el Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (aunque son parte de la misma facultad, no tienen relación con el Grupo Aguas) y el resultado dio que el agua no era apta para consumo.
Un segundo estudio fue realizado por OSSE, quien consideró que “los parámetros microbiológicos analizados cumplen con los límites establecidos por la ley 11.820 de la provincia de Buenos Aires”. Es decir, para Obras Sanitarias está todo bien. Sin embargo, en el trabajo de OSSE no se midió la presencia de pseudomonas y tampoco se analizaron nitratos, el parámetro más excedido en la zona.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: