Columna de Opinión: Salud!

Por Libertad Magenta

Sin dudas el 2020 fue un año brutal. Extraordinariamente duro para algunos, terriblemente introspectivo para otros, interminable, lleno de sobresaltos y malas noticias, plagado de deseos puestos en pausa, el deseo de abrazar a nuestros seres queridos, el deseo de vernos, de besarnos, el deseo de que nos vaya mejor a todos en cada familia y como sociedad.

Sin dudas el 2020 fue un año difícil, pero también lleno de aprendizajes, aprendimos que de las malas se sale entre todos y con todos, aprendimos que el afecto llega de las formas más inverosímiles cuando queremos hacerlo llegar, aprendimos a usar zoom y aprendimos que todo lo demás pasa a segundo plano cuando hablamos de salud.

A nosotros los serranos en particular, nos mostró nuevamente la cara de la orfandad, nos mostró que necesitamos más atención, nos mostró lo lejanos que nos consideran cada vez que pensamos en que para hacer cualquier trámite teníamos que atravesar un retén y en la incertidumbre que genera la poca presencia del estado en nuestra zona. Una vez más nos refregó en la cara la escasa atención sanitaria que tenemos y lo importante que es la gestión pública para evitar la conflictividad vecinal y el sálvese quien pueda, tan de los 90’s.

Pero no todas son malas noticias, y muchas buenas se plasmaron en este medio, son las que generan a diario nuestros vecinos y vecinas, historias de solidaridad y compromiso, pero en lo que respecta a esta columna, la mejor noticia es que este año se volvió a presentar el proyecto para convertirnos en municipio y no es un dato menor, algunos escucharon los sordos ruidos, hablamos de un paquete de 14 proyectos de pequeñas localidades del interior de la provincia que buscan separarse de sus partidos con la íntima convicción de que estarán mucho mejor, más atendidos, más contenidos, mejor tratados.

Y es una muy buena noticia porque estamos en el camino, porque no aflojamos, porque nos mueve el instinto de supervivencia pero también la esperanza, la esperanza de vivir en un lugar mejor, más digno, más equitativo, más solidario.

Por eso, este 31 a la noche brindaremos con agradecimiento y alegría, por las buenas noticias!
Salud!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: