Editorial: Difícil que el chancho chifle

Ya hablamos de números y presupuestos en muchas otras oportunidades, pero ante la novedad de la renuncia de un delegado, por primera vez en nuestra delegación, y la llegada de otro, creemos que vale la pena volver a hacer una comparación, aunque sean feas las comparaciones, para mostrar una vez más, que el problema de la delegación no son los delegados sino los recursos.

Ya habíamos dicho que en este presupuesto estaba destinado menos del 15% del total a los principales entes de servicios municipales, EMSUR y EMVIAL, que en realidad deben cumplir la primera función de un municipio, ya que lo que en buena parte recaudan es por contraprestación de servicios.

Además, de los 2 mil 470 millones destinados a obras, hay previstos 2 millones y medio para hacer los baños públicos en la Gruta de los Pañuelos, el 0,1% del presupuesto de obras, para la única obra que encontramos con destino a esta delegación.

Cuando analizamos el presupuesto 2020 decíamos que la Delegación tendría un presupuesto de 71 millones de los cuales 58 correspondían a gastos de personal, mientras el Concejo deliberante tenía un presupuesto de 351 millones. Este año el HCD tendrá un poco más, 399 millones y la delegación un poco menos, casi 66 millones de los cuales casi 55 millones son para personal, igual siempre está peor Batán, con 53 millones, lo que demuestra que lo de Mar del Plata Batán también es para la tribuna.
Es decir que el HCD tiene un presupuesto 6 veces mayor que el de la delegación que en superficie abarca casi la mitad del partido de General Pueyrredón.

Ahora bien, para terminar con el tedio de los números, mientras la delegación tiene un presupuesto de 65 millones y pico, el área de Gobierno Digital dispone de más de 200 millones y todavía no pudimos entender muy bien para qué.

Dicho esto, este año la provincia en su presupuesto confirmó casi 720 millones para obras en General Pueyrredón, 331 millones serían para la realización de obras en las sucursales del Banco Provincia, el resto infraestructura y servicios, educación, salud, viviendas sociales…
Quiere saber que viene para esta mitad del partido… nada. Obviamente esto es aparte de las coparticipaciones que recibe el municipio de la provincia y aportes de nación que vienen de diferentes áreas.

Mientras los números sean estos, al menos en lo que se refiere a servicios, mejoras y obras en nuestra zona, qué más da quien sea el delegado y podríamos seguir… da igual quien sea el intendente, el gobernador o el presidente…

El problema no es el delegado… sino el que le da de comer.

Miriam Leo
miriamleo@sierradelospadres.com.ar

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: