Mientras tanto, la obra de $600.000 sigue sin agua ni baños

El Sábado 6 de octubre, comenzó a funcionar en el Parador turístico del Coyunco, una feria de emprendedores de la economía social y solidaria. Mientras la Subsecretaría de Economía Solidaria, perteneciente a la Secretaría de Desarrollo Productivo de la Municipalidad de General Pueyrredon, a cargo de Jorgelina Porta estima la presencia de unos 20 emprendedores y la bautizaron la “Feria Serrana del Parador”, que se viene a sumar a la “Feria Serrana de la Gruta”, el Parador Turístico de Scioli, obra que costó la módica suma de $600.000 sigue sin agua y sin baños.

 

DESIGUALDAD Y DISCRIMINACIÓN
La realidad serrana es amplia y variada, en el Parador Turístico rechazan los folletos de los comercios de los distintos Paseos, aludiendo a que sólo distribuyen folletería de alojamiento, recreación y gastronomía. Se trata de vecinos que pagan importantes alquileres, expensas e impuestos de todos los colores, municipales, provinciales y nacionales, y que venden regalería, vestimentas, recuerdos, dulces, etc, y que también trabajan con el turismo y sobre todo los fines de semana. La competencia desleal, la desigualdad y la discriminación, aumentan cuando se generan dos importantes ferias “artesanales y de micro emprendedores” que funcionan en lugares donde ni siquiera hay baños públicos. En la gruta estarían por autorizarse 6 puestos más a los ya existentes. Si un comerciante quisiera habilitar un humilde local sin baño para personal, pasaría a degüello en menos de 2 minutos.
La Subsecretaria de Economía Solidaria, Jorgelina Porta, señaló que “la consigna de este espacio de intercambio es la economía social, pero sobre todo, lo interesante es poder trabajar junto con el EMTUR, y convertir esos espacios de intercambio que son muy importantes y fundamentales para el pequeño productor, en un producto turístico”. Y agregó: “la premisa es ir consolidando estas ferias en el tiempo, van a seguir todos los fines de semana para poder consolidar el canal de comercialización”. Mientras tanto el EMTUR no acepta la promoción de los comercios habilitados y estables en la zona si no encuadran en alojamiento, recreación o gastronomía. Por eso no parecen creíbles las palabras de Jorgelina Porta cuando afirma, “Nosotros trabajamos siempre desde la perspectiva del comercio justo ”.
Si bien se trata de emprendedores, monotributistas sociales, con posibilidad de facturar y con el acuerdo firmado de reglamentación de ferias, la diferencia que se genera a partir de los aportes de unos y otros y la promoción de una actividad y otra a través del Parador, marca una desigualdad que roza la discriminación.
No está mal que generen estos espacios, para pequeños productores y emprendedores, pero en estos espacios no deberían faltar baños y a la par se debe incorporar la promoción de los comercios habilitados de la zona, esto sería comercio justo o competencia leal.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: