“Les pedimos que nos dejen ir, que nos dejen por nuestra cuenta”

Dirigida a la Gobernadora, al Intendente y a los legisladores, la Comisión pro Nuevo Municipio de Sierra de los Padres pide que se dé tratamiento al Proyecto de Ley señalando “Hoy somos rehenes de un municipio deficiente, fundido y mal administrado desde hace años, que nos aísla y se despreocupa de nuestro porvenir pero se niega a soltarnos.” “Les pedimos que nos dejen ir, que nos dejen por nuestra cuenta, y nos den la posibilidad de crecer saludables, conectados, ordenados y atendidos.” “Necesitamos servicios, necesitamos atención, necesitamos Estado.”

CARTA ABIERTA

Sra. Gobernadora María Eugenia Vidal
Sr. Intendente Municipal Carlos Fernando Arroyo
Sres. Legisladores de la Provincia de Buenos Aires

Desde la Comisión pro Nuevo Municipio de Sierra de los Padres dirigimos a Ustedes la presente con la firme intención de que finalmente se oiga la innumerable lista de reclamos de esta vasta zona del Partido de General Pueyrredon. Hoy somos rehenes de un municipio deficiente, fundido y mal administrado desde hace años, que nos aísla y se despreocupa de nuestro porvenir pero se niega a soltarnos.
Sin dudas en esta Delegación se calcan las falencias del resto del Partido pero la diferencia es que este sector tiene las condiciones para separarse y empezar de cero. No se trata de un problema con esta gestión ni con el Sr. Intendente, son décadas de ninguneo, crecimos huérfanos viendo desolados como se explotan nuestros recursos sin que vuelva poco o nada de lo que desde esta zona aportamos y llegó la hora de pedir lo que siempre debimos haber pedido: que nos dejen ir, que nos dejen por nuestra cuenta, y nos den la posibilidad de crecer saludables, conectados, ordenados y atendidos.

Saludables, con un sistema primario de salud que funcione, porque no sabemos si Usted, Sr. Intendente, se encuentra en conocimiento pero desde hace tiempo el CAPS La Peregrina tiene un horario acotado e incluso se perdió una vida en la puerta mientras esperábamos que abrieran y la ambulancia prometida desde hace meses brilla por su ausencia, mientras los vecinos deben hacer 25 kilómetros para que les apliquen una antitetánica o les hagan una pequeña sutura. Cómo no va a colapsar el Hospital Provincial con un sistema de salud municipal que deja a los vecinos a la buena de Dios.
Saludables, con agua potable y cloacas en todos nuestros barrios. Ninguno de nuestros barrios tiene cloacas y sólo uno en toda la zona tiene red de agua potable y nunca ningún funcionario municipal, provincial ni nacional se ocupó de esta necesidad.

Conectados, con un sistema de transporte público que permita una mejor conexión entre nuestros barrios y también con la ciudad de Mar del Plata, con costos más accesibles, porque por ejemplo para ir de La Gloria a Sierra debemos tomar dos colectivos y esperar hasta 40 minutos entre uno y otro y el costo de un remis de Sierra de los Padres a la ciudad ronda los 500 pesos o debemos subirnos en un auto que no cumple medidas mínimas de seguridad.
Conectados por calles seguras y en condiciones de transitabilidad, sin pastizales, señalizadas e iluminadas, donde no dejemos el tren delantero una vez a la semana. Hay trabajos mínimos que mejorarían automáticamente la calidad de nuestras calles pero que por desidia o desconocimiento no se hicieron ni se hacen pero lo que es peor no se piensan hacer. Pero sobre todo hay falta de planificación, no queremos más parches, necesitamos obras pensadas y proyectadas por y para nuestros barrios.
Ordenados, con un mayor control a las empresas prestadoras de servicios, no puede pasar que se nuble y se corte la luz, no puede pasar que en esta época de avance tecnológico tengamos que estar en una lista de espera para tener un teléfono fijo o internet.
Ordenados, porque no es justo que tengamos que esconder nuestros alquileres de temporada porque somos perseguidos por una agencia de inteligencia municipal que de inteligente no tiene un pelo y no nos dejen regularizar nuestros alojamientos y dar a la zona la preponderancia turística que se merece.
Ordenados, con un Código de Ordenamiento Territorial moderno y que se ajuste a la realidad de cada uno de nuestros barrios, con una moratoria que permita regularizar nuestras propiedades y poner foja cero.

Atendidos, con un banco, con oficinas públicas como ANSES y PAMI para nuestros jubilados y trabajadores, RENAPER, Ministerios, Registro Automotor, con la posibilidad de hacer acá nuestro Registro de Conducir y cualquier trámite que se pueda realizar en cualquier pueblo de esta Provincia. Desde el Banco de la Provincia de Buenos Aires manifiestan que una sucursal no sería factible en nuestra zona porque el cajero no da cuenta de suficientes operaciones, les proponemos que cuelguen un libro de quejas al lado del cajero y se anoticien de la cantidad de operaciones que no se realizan en un cajero que funciona dos días a la semana y se queda sin dinero el primer día de cualquier fin de semana largo. Necesitamos servicios, necesitamos atención, necesitamos Estado.

Por eso le pedimos Sr. Intendente que, libre de las frustraciones nacidas en los egos de aquellos que quisieron pero no pudieron gobernarnos, nos deje avanzar, nos deje ir.

A la Sra. Gobernadora le solicitamos, conforme a sus propias expresiones de querer una provincia mejor para todos los bonaerenses, con municipios autosustentables y ordenados, que traigan soluciones y no problemas y que estén cerca de la gente, que se ponga al frente de nuestro proyecto, que fue acompañado por decenas de cientos de firmas de vecinos, para que sus legisladores le den el trato preferencial que creemos que merecemos.

Y a los legisladores de nuestra sección electoral y de toda la provincia les pedimos que se pongan en nuestros zapatos y a la altura de las circunstancias y acompañen el proyecto para la creación del nuevo Municipio de Sierra de los Padres, es su oportunidad de quedar en los anales de la historia como un parlamento moderno, reformista y sensible a la realidad de los bonaerenses.

Desde ya agradecemos vuestra atención.

Comisión Pro Nuevo Municipio de Sierra de los Padres