OSSE intima a comercios locales a inscribirse en el Registro de Generadores de Efluentes Industriales Transportados por Camiones Atmosféricos: Buscan poner fin al vuelco de efluentes en la vía pública

A fines de febrero de este año, el directorio de Obras Sanitarias Mar del Plata Sociedad de Estado dictó una resolución para autorizar por excepción, la inscripción en el Registro de Generadores de Efluentes Industriales Transportados por Camiones Atmosféricos, a los establecimientos gastronómicos y hoteleros ubicados en el área urbana de la Sierra de los Padres, (Área Urbana del Territorio Serrano, subárea UTS1 Sierra de los Padres C.O.T.).
Y de esta manera no permitir el ingreso de efluentes de estos establecimientos gastronómicos y de hotelería que no estén inscriptos.
Este registro se crea por la Ordenanza Nº 19064 del 2009, comienza a funcionar en Mar del Plata en el 2010 y se cierra en el 2014, y era aplicable a las zonas donde OSSE presta servicio.
Por eso esta Resolución que prevé una excepción, en realidad hace dos excepciones, la de abrir el registro “a los establecimientos gastronómicos y hoteleros ubicados en el área urbana de la Sierra de los Padres” y la de hacerlo en un sector donde OSSE no brinda ningún servicio.

UN PALIATIVO A LA MEDIDA DE MAR DEL PLATA
Ante la innumerable cantidad de denuncias y reclamos que terminaban en algún escritorio de OSSE, con esta medida funcionarios de esa entidad intentan buscar una forma de control al vuelco de efluentes cloacales a la vía pública. De esta manera aplican un sistema que implementan en Mar del Plata, sin siquiera considerar las enormes diferencias.
En primer lugar en Mar del Plata lo aplican en sectores donde tienen cloacas, donde OSSE brinda servicios, con lo cual los efluentes a tratar son en su totalidad industriales tipo C y se transportan en menores proporciones según la magnitud de la industria. En cambio los efluentes que producen incluso en los sectores comerciales de Sierra, son en su mayoría de tipo A, es decir de tipo domiciliarios, no industriales. Sin embargo deberán realizar la descarga del total de los efluentes lo que los pone en desventaja con los sectores que tienen cloacas.

SIN DUDA UNA NECESIDAD
Antes de continuar es imprescindible aclarar que esta como cualquier otra medida que se tome para resolver el problema de los efluentes en la vía pública es necesaria y bienvenida.
Esto no exime a los funcionarios de pensar las consecuencias que podría traer al comercio local los altos costos que tendrán que afrontar.
Si un comercio consumiera el mínimo de 15 m3 debería abonar a OSSE de manera anticipada una suma de pesos 54.450 anuales, además de los desagotes equivalentes de aproximadamente pesos 64.000 anuales. Pero la realidad es que los más chicos están consumiendo un promedio de 30 m3 de agua mensuales lo que duplicaría estas cifras.

Hasta el momento autoridades de OSSE y de la Delegación enviaron las intimaciones a los tres establecimientos denunciados, los que ya procedieron a inscribirse en el Registro de Generadores de Efluentes Industriales Transportados por Camiones Atmosféricos o lo están haciendo. Pero en breve comenzarán a llegar al resto, primero a los de la cumbre, luego a los de abajo y seguirán por las cabañas.

Mientras el costo del M3 de agua cuesta alrededor de 15 pesos, y nos quejamos, deshacerse de ellos tendrá para los comerciantes un costo de aproximadamente 505 pesos.

UNA ANSIADA SOLUCIÓN
Obviamente la verdadera solución sería la red cloacal, al respecto tanto desde la Cooperativa de Agua como desde OSSE, reconocen que se viene trabajando sobre el proyecto, que estaría muy avanzado pero que las dificultades en algunos sectores más rocosos lo transforman en una obra muy costosa y poco viable. Aun así no hablan de descartar esta posibilidad si no que continúan avanzando y evaluando alternativas.

MIENTRAS TANTO
Si bien la disposición que comienza a implementar OSSE, según fuentes confiables, es tendiente a controlar el problema y sobre todo a generar conciencia de la necesidad de disminuir y cuidar el consumo de agua y su posterior destino en compartimentos estancos, planteamos que sería preciso que evaluaran la posibilidad de disminuir el perjuicio económico que estos costos provocarán en la actividad local, poniéndolos más todavía en desventaja con sectores con mayores y mejores servicios e intentaran estimular realmente el cumplimiento de estas medidas.

Al cierre de esta edición y como resultado de nuestras consultas, un funcionario de OSSE se comunicó con nosotros para informarnos que habiendole planteado nuestras inquietudes, el Presidente de OSSE, Ing. Mario Dell Olio encargó que se siga trabajando sobre el tema para revisar los costos y perfeccionar la solución.

Deja un comentario

Tu email no será publicado