Opinión: Jugando al huevo podrido

Por Libertad Magenta

En nuestra primera columna decíamos que “como comunidad necesitamos dejar de ser el patio trasero de un municipio que nos tiene abandonados, ya estamos en lo más bajo, nunca podremos estar peor de lo que estamos”. Pudo sonar pesimista o alarmista, pero de las declaraciones al portal QUÉ Digital, del propio Delegado Municipal Ricardo Gabbin, puesto por el Intendente Carlos Fernando Arroyo, surge justamente esta situación, además de estar a la vista de cualquiera que quiera ver.
El Delegado salió al cruce de las denuncias de diversos vecinos y quedó con el agua al cuello –igual que la mayoría de los vecinos luego de las últimas tormentas-, sustentó la inacción de la Delegación en “la falta de recursos para un territorio tan extenso”. Chocolate por la noticia.
Entre otras cosas Gabbin manifestó que “tienen reclamos presentados ante el área de Planeamiento Urbano para que se declaren como barrios a zonas de cobertura de la delegación que aún no lo son”.
“Muchas veces la gente piensa que la delegación es únicamente de Sierra de los Padres y nosotros tenemos 14 barrios. La situación es bastante compleja por la cantidad de maquinaria que nosotros tenemos, por ejemplo tenemos una sola motoniveladora para las calles”, explicó Gabbin.
En cuanto a la problemática del estado de las calles, argumentó que “Muchos caños de gas están muy superficiales por el desgaste de las pendientes en Sierra de los Padres y, antes de intervenir en una calle, debemos tomar precauciones. Hay veces que no podes clavar una cuchilla ni a 15 centímetros”.
Obviamente que en relación al corte de pasto dentro del barrio Sierra le tiró el “fardo” a la Sociedad de Vecinos -que cayó en su propia trampa-, y respecto del resto de la Delegación alegó “La cantidad de pasto que cortamos desde la delegación es muy importante. Las plazas de los barrios y todos los espacios verdes, además de las escuelas, que son alrededor de 8″.
Luego desligó diversas responsabilidades a los propios contribuyentes, “De los restos de poda se tiene que hacer cargo el podador”, “Muchas veces arreglamos las calles y en la primer lluvia entra un camión con acoplado y la destroza”, “Si bien nosotros damos apoyo para los residuos domiciliarios, también nos traen heladeras, muebles y se saturan los container”.

LA CULPA NO ES DEL CHANCHO…

Sin negar las responsabilidades, funciones y el consecuente sueldo de Delegado Municipal, lo cierto es que la Delegación no tiene recursos, nadie va a poder hacer nada… nunca, no es una cuestión de capacidad, aunque sería bueno que el Delegado se miré la viga en su propio ojo, en lugar de andar mirando la paja en el ojo ajeno, es una cuestión exclusivamente de recursos y mientras sigamos dependiendo de las migajas que retornan de Mar del Plata y de las intervenciones que se deciden desde Mar del Plata vamos a seguir en este gran y profundo cráter al que llamamos Sierra de los Padres.

Es lamentable que tengamos que rebajar el nivel de esta columna, y poner textuales del Delegado, para exponer una realidad tan insoslayable, no disponemos ni vamos a disponer nunca de nuestros recursos, se van a seguir yendo en la Peatonal San Martín y el Paseo Costero.

Es claro que las comparaciones internacionales y las explicaciones constitucionales no movilizan a los vecinos como el pozo de la esquina y antes de pedirles a los legisladores que dejen de sacarse la peluza del ombligo y empiecen a trabajar en una modernización real de la provincia, tendremos que seguir pidiendo a los vecinos que, como les parezca más apropiado, y dejando de una vez las tibiezas, empiecen a mostrar públicamente su postura, que debería ser la postura de todos, hasta aquí llegamos, solos vamos a estar mejor.

1 comentario para 'Opinión: Jugando al huevo podrido'

  1. Anónimo dice:

    Solos vamos a estar mejor !!!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: