Columna de Opinión: Algunos escuchan

Por Libertad Magenta

El jueves 22 de octubre el Concejo Deliberante de Benito Juárez aprobó por unanimidad la adhesión al proyecto de ley que busca crear sobre su territorio el nuevo Partido de Barker y sus villas, este es otro de los proyectos presentados por la Diputada Sandra París a instancia de la Asociación para el Reconocimiento de Nuevos Municipios, y de los que ya venimos hablando en esta columna, por tratarse del mismo paquete de 14 proyectos que contiene el que solicita la creación del Municipio de Sierra de los Padres.

Pero volviendo a este pueblo en particular la señal de esos concejales no puede verse como una cuestión menor o circunstancial, ya que en el año 2015 ese mismo Concejo, seguramente con otra composición, resolvía también por unanimidad otorgar un voto de confianza al proyecto de autonomía y creación del nuevo Municipio de Barker y sus villas. Pero el Proyecto nunca se trató y perdió estado parlamentario, lo que finalmente evidencia una fuerte dicotomía entre los políticos que escuchan a sus representados y los que no.

Un Concejo Deliberante que acompaña el reclamo de su pueblo y lo empodera en la lucha por convertirse “en un municipio abierto, participativo y dinámico que tienda a su bien común” versus un Congreso alejado de la dinámica de sus comunidades, que desconoce la realidad de los pueblos y que producto de pactos de perdurabilidad deja de lado los proyectos importantes para los bonaerenses, que desde hace años se presentan año tras año y siguen sin avanzar y sin tratarse siquiera en comisiones.

Pero esto no es nada nuevo, los círculos rojos, los intendentes y los que pretenden ser intendentes algún día, son enemigos de las autonomías, sacarles fracciones de tierra significa sacarles coparticipación, o sea dinero, y si apenas pueden con lo que tienen cómo van a hacer con menos, entonces todo un aparato de poder, cuya magnitud depende de la magnitud del pueblo, se pone en funcionamiento para ridiculizar ideas y personas, para presionar a legisladores y para solventar a opositores al proyecto, pero saben lo que no viene… el dinero de la coparticipación, nos siguen arreglando con un poco de granza y no se les cae un cordón cuneta.

Cada vez aportamos más, porque las comunidades crecen y hay más producción, más comercios, más gastronomía, más hotelería, más servicios privados, y cada vez llega menos, menos servicios urbanos, menos caminos, menos luminarias, menos mantenimiento, menos salud, menos educación, menos obras.

Entonces, si no quieren escuchar al pueblo, que no lo escuchen, ya estamos acostumbrados, aunque Benito Juárez tiene un buen ejemplo de políticos que pueden hacer las cosas bien, no hace falta que apoyen o empoderen, pero al menos no dejemos que pongan palos en la rueda, no caigamos en el discurso hegemónico, pensemos por qué no quieren que seamos independientes, cuáles son los intereses que se tocan y mientras tanto sigamos reclamando nuestra porción pero con la mirada puesta en el objetivo final, una mejor calidad de vida para nosotros, para nuestros hijos y para cualquier hombre de bien que quiera vivir, trabajar o pasear por Sierra de los Padres.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: