Columna de opinión: Lo que se ignora se desprecia

Por Libertad Magenta

Pensamos en el horror que despierta en algunos la posibilidad de la separación de nuestra zona del partido de General Pueyrredon y nos vino a la mente aquello que escribía el poeta Antonio Machado “Todo lo que se ignora se desprecia”. La palabra ignorancia proviene del verbo «ignorar», del latín ignorare, ‘no saber’; derivado negativo de la raíz gnō- de (g)noscere, ‘saber’, es un concepto que indica falta de saber o conocimiento, o experiencia y lo que se ignora se desprecia fundamentalmente por miedo, miedo a que aquello desconocido sea peor, más dañino, más salvaje, de ahí el famoso refrán “mejor malo conocido que bueno por conocer” pero sin dudas es un refrán que insta a la cobardía, a quedarnos en nuestra zona de confort. Ahora bien, no es malo no saber, se resuelve leyendo, estudiando, conociendo, viviendo.

Desde estas páginas y particularmente desde esta columna hemos tratado de transmitir saberes en relación a los diferentes sistemas municipales, a la autonomía, al marco regulatorio y seguiremos intentando una y otra vez transmitir algunos de los conocimientos que llegan a nosotros, desde las teorías y también desde las experiencias de otros pueblos, de otras regiones, de otras culturas. Pero más duro que luchar contra el desconocimiento es luchar contra el prejuicio, ya decía Diderot que “La ignorancia está menos lejos de la verdad que el prejuicio” que según la RAE es la “Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal”, es decir es peor el prejuicio que la ignorancia porque en efecto el prejuicio es la opinión que se forma aquél que ignora y que muchas veces revela y vocifera sin considerar sus propias limitaciones de conocimiento.

El concepto podemos verlo plasmado en infinidad de temas pero en esta cuestión en particular es claramente detectable, se observan la ignorancia, la cobardía y el prejuicio, la firme intención de quedar con lo malo conocido, pero no vamos a desertar, porque es una batalla ideológica y cultural y como tal no es fácil, lleva tiempo y compromiso para romper con viejas estructuras.
Vamos a seguir luchando la batalla de los nuevos municipio y vamos a seguir escribiendo e instruyendo para que eso ocurra, porque como diría Simón Bolivar “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: