Editorial: Segunda ola

Desde hace unos meses nos dejaron descansar, y nosotros a ustedes, de todo lo que se refiere a una pandemia que sufre el mundo y que parece piensa quedarse entre nosotros tal vez para siempre.
Probablemente, en algún tiempo hablemos del Covid como hoy hablamos de una gripe, pero será en la medida que todos podamos llegar a vacunarnos.
Mientras tanto no deberíamos relajarnos pensando que la segunda ola que afectó a la mayoría de los países no va llegar al nuestro.

En el mes de septiembre, la última vez que en este espacio nos referíamos a los números, decíamos que al día 29 de septiembre de 2020 los casos confirmados desde el inicio eran 12.189 y los fallecidos 240. Pero no podemos hablar de números, en siete meses habían fallecido en Mar del Plata 240 personas queridas por alguien, conocidas o amigas de alguien.

Al 30 de marzo, en sólo seis meses los casos casi se cuadruplicaron y son 45.866, pero los fallecidos se multiplicaron por seis y alcanzan las 1.433 personas.

Sólo en el mes de marzo cuando recién se empieza a hablar de la segunda ola en nuestro país y cuando todavía el clima ayuda, en General Pueyrredon se registraron casi 3 mil casos nuevos de Covid y 117 fallecidos por este flagelo.

Ya hay clases presenciales en casi todas las escuelas, la mayoría volvió a la modalidad de trabajo presencial, ya abrieron todos los rubros y otra vez tenemos que volver a insistir en que, si queremos que esto no tenga vuelta atrás, depende más de cada uno de nosotros que de cualquier otra cosa, más incluso que de la misma vacuna.

Ya no podemos decir ‘cuidarte es la única vacuna’, pero podemos asegurar que hoy es la mejor vacuna y la única que está al alcance de todos, la que no viene de Rusia ni de China, la que nos permite seguir trabajando y si no queremos cuidarnos a nosotros mismos, nos da la posibilidad de cuidar y respetar al otro.

Seguramente en estos días escucharemos sobre nuevas restricciones, no creemos que ni éste ni ningún gobierno tome este tipo de medidas para ver como se resiente la economía de su país ni de su pueblo, pensemos que es para cuidarnos. Lo que se requiere de nuestra parte, no es tan difícil, respetar las normas, mantener el distanciamiento social, usar barbijo tapando nariz y boca y lavarse frecuentemente las manos, cuidate, cuidalo, cuidémosnos.

Miriam Leo
miriamleo@sierradelospadres.com.ar

Deja un comentario

Tu email no será publicado

A %d blogueros les gusta esto: