Carta Abierta a la Sociedad de Vecinos de Sierra de los Padres

Al señor Presidente y Consejo de Administración de la Sociedad de Vecinos de Sierra de los Padres.
La calidad de vida de un barrio se construye de a poco y entre TODOS los vecinos, con el aporte de sus habilidades, voluntades y apoyo económico. Así, en nuestro barrio habrá profesionales de distintas disciplinas del quehacer de una comunidad que podrán sumar su esfuerzo para lograr el deseo común de los vecinos: Vivir mejor preservando nuestro entorno.
Es cierto que la inhabilidad e indiferencia del Estado no ayuda, pero eso debería ser una razón extra para apoyarse en los que aquí viven y poder paliar la evidente falta de la presencia del Estado. Una Sociedad de Vecinos es una organización intermedia que debe estar abierta a los que habitan el barrio, abierta para apoyar, escuchar, contener y recibir aportes beneficiosos de sus integrantes.
Los vecinos que componen el barrio de Sierra de los Padres no se ven representados por esta Sociedad de Vecinos, que lejos de tratar de acercarse a ellos han cerrado la sede social a piedra y lodo. Apoyan estas palabras la bajísima adherencia por parte de los vecinos a la membresía propuesta por la Sociedad de Vecinos, a pesar de su bajo valor en metálico de la cuota mensual. La razón es simple, los vecinos no se sienten representados por la Sociedad y lo que es peor, no encuentran utilidad en ser parte de ella.
Entonces el camino es acercarse a los vecinos y explicarles cuales son los planes futuros tendientes a mejorar el barrio, cuales son las necesidades para poder lograr una mejor gestión.

Todos sabemos que el barrio tiene problemas, calles en mal estado, suciedad, falta de servicios, inseguridad y otros, pero ninguno de estos problemas se resuelven cerrando las puertas a la comunidad.
Tal vez sea hora de llamar a una Reunión General con los vecinos, sean miembros y los que no lo son para ver cómo entre todos podemos planear resolver estos problemas que nos aquejan, es oportuno recordar que todos los vecinos tienen los mismos derechos de ser representados, paguen una cuota o no.

Marcelo Anaya

Deja un comentario

Tu email no será publicado